Todos los artículos

Los métodos de pago en tu programa de facturación

Por muy fácil que sea hacer facturas con Debitoor, es cierto que llegado el momento de la verdad, lo importante es que tus clientes te paguen.

Y es que los diferentes métodos de pago que puedas ofrecer a tu cliente tienen mucho que ver. Piensa que tú y tus clientes sois diferentes y por lo tanto, tenéis diferentes necesidades.

Quizá lo que a ti te parezca el método de pago más conveniente del mundo a él le parezca un engorro. Es por esto, por lo que deberías considerar el ofrecer diferentes métodos de pago a tu clientela.

Métodos de pago en tu programa de facturación

Pago en efectivo

Por supuesto, como se ha hecho toda la vida, tus clientes pueden pagarte tus facturas en metálico. Eso sí, recuerda que en España existe por ley un máximo para los pagos en efectivo, y a fecha de hoy, este máximo está establecido en la mayoría de los casos en 2.500€.

Normalmente, cuando te estén pagando una factura en efectivo, te la estarán pagando en momento en la que la emitas. En estos casos, podrás poner como condiciones de pago Pagado y marcar el cobro de la misma en Caja.

Pagos online

Por otro lado, en nuestro programa de facturación contamos con diferentes integraciones para que puedas ofrecer pagos online a tus clientes.

Si tienes las diferentes opciones de cobro integradas en tu cuenta de Debitoor, cuando le envíes la factura a tu cliente y él entre en la misma, podrá ver estas opciones:

Pago online de factura

Únicamente tendrá que hacer clic en Pagar factura y elegir el método de pago que más le convenga. A continuación te nombramos los diferentes métodos que ofrecemos:

Pago con tarjeta

En Debitoor lo tenemos claro: cuando ofreces a tus clientes pagos online, puedes llegar a cobrar tus facturas hasta un 10% antes.

Piensa que ofreciendo pagos con tarjeta a tu cliente, él se ahorrará tener que iniciar sesión en su banca online y copiar tus detalles bancarios para enviarte la pertinente transferencia.

Con SumUp podrás ofrecer pagos con tarjeta de crédito y débito, y pagos online. Piensa que de esta manera estarás dotando tu negocio de una imagen más profesional y moderna.

Domiciliación bancaria

Otra posibilidad de pago online es que ofrezcas a tus clientes domiciliación bancaria. Y esto en posible en Debitoor a través de la integración que tenemos con GoCardless.

Tu cliente tan solo tendrá que pagar la primera factura por GoCardless y aceptar el cobro recurrente de la misma. De ese momento en adelante, las facturas que le envíes a tu cliente se cobrarán de forma automática, ahorrando el tiempo de tu cliente y el tuyo.

El pago de tu cliente podrás verlo en tu cuenta de GoCardless a los tres días. Ya solo te quedará importar el extracto de GoCardless en la pestaña de Banco para conciliarlo con su correspondiente factura.

Pagos a través de PayPal

Como no podía ser de otra manera, tus clientes podrán pagar de manera sencilla y segura si integras tu programa de facturación con PayPal.

Simplemente tendrás que conectar tu cuenta de Debitoor con la de PayPal y tus clientes podrán pagar las facturas a través de PayPal.

Desde luego, que no sea por no poner facilidades para que te paguen...

Transferencia bancaria

Aunque algo más rudimentaria, pagar por transferencia bancaria es una opción muy válida y dependiendo del tipo de clientes que tengas, una opción necesaria.

En este caso, solo tendrás que poner tus datos bancarios en Configuración > Configuración > Empresa, en el apartado de Banco y pagos.

A partir de ese momento, tu cliente encontrará la información necesaria para hacer el pago por transferencia en el pie de las facturas.

Los pagos en tu programa de facturación

Conectar tu programa de facturación con las diferentes modalidades de pago online que ofrecemos es bien sencillo. Simplemente tendrás que ir a Configuración > Configuración > Recibir pago y seleccionar aquellos métodos de pago que más te interesen.

Por supuesto, siempre puedes contactar con nosotros por el chat de soporte o en [email protected], en caso de tener cualquier tipo de duda.

Bastante fácil, ¿no te parece?