Todos los artículos

¿Preparado para las declaraciones fiscales de enero y febrero?

Enero es un mes de ajetreo para autónomos y pymes. El calendario fiscal empieza con algunas citas a las que es recomendable llegar a tiempo.

Y para evitar que a más de uno se le vaya el santo al cielo, a continuación te las recordamos.

b-spain-declaraciones-fiscales-2016_0.jpg

Retenciones del cuarto trimestre de 2015

Es la primera cita de todas. Aunque por fortuna, no afecta a todos.

Hasta el 20 de enero de 2016 tienes tiempo (si es tu caso) de presentar las siguientes declaraciones:

  • Modelo 111. Se trata de las retenciones a cuenta del IRPF que se efectúan en las nóminas de los trabajadores.
  • Modelo 115. Esta declaración afecta a las retenciones aplicadas por el alquiler tu local de trabajo.

Aprovecho, por cierto, para recordarte que en nuestra Guía para Autónomos y Pequeñas empresas te mostramos cómo rellenar el modelo 111 y el modelo 115.

IPRF, IVA y otros

Febrero, que este año es bisiesto, empieza como cada año con una marca-límite en el calendario fiscal.

Hasta el 1 de febrero tienes de plazo para:

  • IRPF. Presentar el pago fraccionado de este impuesto. Es decir, el modelo 130 (si tributas por el método de estimación directa) y el modelo 131 (si tributas por el método de estimación objetiva).
  • IVA. Hay tres modelos que puede que te interesen: el modelo 303 de IVA trimestral, el modelo 349 sobre operaciones intracomunitarias (en caso que operes en otros países de la UE) y el modelo 390 o resumen anual del IVA.
  • Retenciones. Se trata de los resúmenes anuales como el modelo 180 (sobre rendimientos del arrendamiento de inmuebles urbanos) y el modelo 190 (sobre rendimientos del trabajo y de actividades económicas, premios y determinadas ganancias patrimoniales).

Y hasta el 29 de febrero tienes tiempo para presentar:

  • La declaración anual de operaciones con terceros o modelo 347.

Te recordamos que todas estas declaraciones las puedes rellenar a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria. Sólo necesitas un certificado digital o el DNI electrónico.

Si te sientes abrumado por tanta declaración fiscal, tal vez te sirva de consuelo pensar que, al ser bisiesto, este año contarás con un día más.