Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

Cómo rellenar el modelo 130

Como autónomo o emprendedor puede que tengas que presentar una declaración trimestral de ingresos y gastos a Hacienda.


Cuando eres autónomo o emprendedor, tienes que estar en constante comunicación con Hacienda. No es sólo por eso de que "Hacienda somos todos" (aunque unos más que otros), sino porque, a diferencia de un asalariado, eres tú el que debes encargarte de todos tus impuestos.

Una de tus obligaciones como autónomo puede ser presentar el modelo 130. El "puede ser" no es un decir, porque no todos los autónomos están obligados. Si sólo aplicas retenciones en al menos el 70% de tus facturas, te has librado. Si tú no eres uno de esos, convendría que siguieras leyendo.

faq-spain-modelo130-2014-12-23_0.jpg

¿Qué es el modelo 130?

El modelo 130 es una declaración trimestral de ingresos y gastos. O por definirlo de forma más elegante y técnica: es el modelo de autoliquidación del pago fraccionado del IRPF que han de presentar todas las personas físicas que desarrollan actividades económicas mediante estimación directa normal o simplificada.

Bien, antes de proseguir, convendría aclarar dos cosas:

El modelo 130 no es una declaración que uno presenta a Hacienda en honor a la transparencia de sus actividades económicas. Hacienda grava hasta el 20% de tus beneficios. Pero no nos adelantemos todavía a los resultados.

¿Cuándo hay que presentar el modelo 130?

Como ya apuntábamos más arriba, se trata de una declaración trimestral, que sigue el siguiente calendario de presentación fijado por Hacienda:

  • Primer trimestre: del 1 al 20 de abril, ambos inclusive.
  • Segundo trimestre: del 1 al 20 de julio, ambos inclusive.
  • Tercer trimestre: del 1 al 20 de octubre, ambos inclusive.
  • Cuarto trimestre: del 1 al 30 de enero, ambos inclusive.

Si el último día cae en fin de semana o festivo, el plazo se alarga hasta el siguiente día hábil.

Cuando generes el modelo 130 del segundo, tercer y cuarto trimestre, tendrás que añadir los modelos 130 anteriores que ya presentaste.

Este modelo has de presentarlo siempre, de forma trimestral, aunque no hayas tenido ingresos ni gastos durante el trimestre o trimestres correspondientes.

¿Cómo hay que rellenar el modelo 130?

Al descargar el formulario del modelo 130, verás que sólo consta de dos hojitas. Antes de ponerte a escribir, te recomendamos que juntes toda la información relativa a tus facturas y gastos deducibles que hayas tenido durante todo el año hasta el momento de la declaración. Esto quiere decir desde el 1 de enero hasta el último día del trimestre que estés declarando. Por ejemplo, si vas a presentar la declaración del tercer trimestre, has de presentar toda la información de ingresos y gastos desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre.

Ya has reunido toda la información y tienes delante el formulario. Observarás que consta de los siguientes apartados:

1) Declarante.

Tu número de NIF y nombre y apellidos.

2) Devengo.

Está formado por el año de ejercicio (por ejemplo, 2014) y el periodo, es decir, el trimestre (1T, 2T, 3T o 4T).

3) Liquidación.

Aquí es donde declaras el impuesto que has de pagar. Consta de tres subapartados:

El apartado I está destinado a aquellos autónomos o empresarios que no ejerzan una actividad agrícola, ganadera, forestal o pesquera. Si ejerces este tipo de actividades, entonces has de rellenar el apartado II.

Los datos que has de hacer constar comprenden desde el 1 de enero hasta el último día del trimestre que estás declarando.

A continuación, te aclaramos el significado de cada casilla:

  • Casilla [01]: Los ingresos que has tenido durante ese periodo.
  • Casilla [02]: Lo mismo, pero con los gastos.
  • Casilla [03]: La diferencia entre los ingresos [casilla 01] y los gastos [casillas 02].
  • Casilla [04]: El 20% del importe de la casilla [03] siempre y cuando este sea positivo. Si es negativo, pon un cero.
  • Casilla [05]: Has de recuperar los importes que aparecen en las casillas [07] y [16] de las declaraciones anteriores, pero del mismo periodo. Es decir, si estás rellenando la declaración del tercer trimestre de 2014, tendrás que consultar las declaraciones del primer y segundo trimestres del mismo año. Sumas los importes de todas las casillas [07] y de todas las casillas [16]. A continuación, al resultado de las primeras le restas el resultado de las segundas. Lo que te dé lo pones en la casilla [05].
  • Casilla [06]: La suma de todas las retenciones que has aplicado a tus facturas desde el primer día del año.
  • Casilla [07]: Resta los importes de las casillas [04], [05] y [06]. Si el resultado te da negativo, pon el signo negativo (-) delante de la cifra.

El apartado III está dedicado al resultado final de lo que tienes que pagar (total liquidación). Has de seguir los siguientes pasos:

  • Casilla [12]: Es el resultado de la suma de las casillas [07] y [11]. Si te da negativo, escribe un cero.
  • Casilla [13]: Esta es la casilla que reviste mayor complicación, pues no se rellena con la misma automaticidad que las anteriores.

Lo mejor será que te lo expliquemos con ejemplos. Has de tomar como referencia el importe de la casilla [03], es decir, la diferencia entre los ingresos y los gastos, y extrapolarlo al resto del año. Con esto tendrás la base imponible anual prevista.

Pongamos que esta es de 10.000 euros y estamos en el segundo trimestre (2T). Pues bien, para averiguar cuál será nuestra base imponible anual se ha de hacer una simple regla de tres:

6 meses -----> 10.000 euros

12 meses ----> 20.000 euros

Los 20.000 euros vienen de multiplicar 12 (meses) por 10.000 (euros) y dividirles 6 (meses).

Si esa base imponible anual es igual o inferior a 8.000 euros, podrás deducirte hasta 400 euros anuales.

Si está entre 8.001 y 12.000 €, podrás deducirte el resultado de la siguiente fórmula: 400 - (base imponible - 8000) x 0,1 euros al año.

Si es superior a 12.000 €, no podrás deducirte nada.

En nuestro ejemplo, no puedes deducirte nada.

Ahora bien, imagínate que tu base imponible anual fuera de 5.000 euros. Entonces podrías deducirte 400 euros anuales. Como la declaración es trimestral, has de dividir esos 400 euros entre cuatro para conocer la deducción trimestral. En este caso serían 100 euros y esa es la cifra que habrías de poner en la casilla [13].

De salirte una base imponible de, pongamos, 10.000 euros, la deducción anual debería seguir la siguiente fórmula:

400 - (10.000 - 8.000) x 0,1 = 400 - 2.000 x 0,1 = 400 - 200 = 200 euros

Esos 200 euros son tu deducción anual. Los divides entre cuatro para saber tu deducción trimestral. El resultado (50 euros) es el que debería escribir en la casilla [13].

Si has sobrevivido a esta explicación, pasaremos a las siguientes casillas. Tranquilo, ya queda poco:

  • Casilla [14]: Restas la casilla [12] y [13]. Si el importe es negativo, no olvides poner el signo (-).
  • Casilla [15]: Si en las declaraciones de los trimestres anteriores te salió una cantidad negativa en la casilla [19] - por tanto, los gastos fueron mayores que los ingresos - pon tales resultados acumulados. Es importante que en esta casilla el importe no sea superior a la de la casilla [14].
  • Casilla [16]: aquí puedes deducir gastos relacionados con la compra o rehabilitación de la vivienda. Puedes deducir el 2% de la casilla [03] o el 2% de la casilla [08] con un máximo de 660,14 euro, siempre y cuando tengas una hipoteca o estés rehabilitando una vivienda.
  • Casilla [17]: restas las casillas [14] y [15]. De nuevo: no olvides poner el signo (-) si el resultado es negativo.
  • Casilla [18]: Solo has de rellenarla si presentas una declaración complementaria por el mismo concepto, ejercicio y periodo.
  • Casilla [19]: restas las casillas [17] y [18]. Y este es el resultado de tu declaración.

Si la cifra es positiva, es lo que debes a Hacienda en concepto de impuestos. Si la cifra es negativa, Hacienda te ha devolver ese importe. Ahora bien, el formulario no ha acabado aquí:

4) Ingresos.

Si el importe de la casilla [19] es positivo, has de rellenar este campo. Como es un impuesto que has de pagar a Hacienda, tienes la opción de hacerlo en efectivo o desde tu cuenta bancaria.

5) A deducir.

La cifra de la casilla [19] te ha dado negativo. Este apartado sólo tienes que rellenarlo si estás haciendo una de las declaraciones de los tres primeros trimestres.

6) Negativa.

Has de rellenarlo si se trata de la última declaración trimestral del año (4T) y el importe de la casilla [19] es negativo.

En fin, ya lo tienes.

Recuerda, por último, que si te ves apurado e inseguro frente a este modelo, siempre puedes acudir a un asesor fiscal.

Datos Generales Debitoor es un programa online de facturación y gastos perfecto para pequeñas empresas y autónomos. Es simple, intuitivo y eficiente. Comienza ahora gratis. Incluye facturación y gastos ilimitados, más la gestión total de tu lista de clientes y productos.