¿Cómo es la plantilla de factura para diseñadores de interiores?

¿Has empezado tu andadura en el mundo del diseño de interiores? O puede que ya lleves tiempo en el negocio pero todavía tengas dudas de cómo tiene que ser tu plantilla de factur.

En ese caso, te recomiendo que sigas leyendo. Voy a explicarte cómo crear tu modelo de factura si te dedicas a la decoración o diseño de interiores.

Descubre cómo hacer plantillas de factura si eres diseñador de interiores

Antes de empezar a hacer facturas como diseñador de interiores

Cuando empiezas a facturar verás que hay una serie de elementos sobre los que no estás muy seguro. Bueno, primeramente, deberás estar dado de alta como autónomo.

Esto implica que tienes que darte de alta en la Seguridad Social. Recuerda que si eres nuevo autónomo estás en tu derecho de solicitar la tarifa plana de 50 euros.

Por otro lado, para registrarte como autónomo en Hacienda deberás elegir el epígrafe que corresponda a tu actividad. En tu caso, es un poco más complejo no hay epígrafes en ese nivel.

Pero en el IAE deberás registrarte en la sección 2, división 4, agrupación 43 grupo 432 Decoradores - Diseñadores de interiores.

Y ya estás listo, y legalizado, para hacer facturas. Si no te quieres dar de alta, te recomiendo que leas nuestro artículo sobre autónomos con ingresos bajos.

Elementos a incluir en tu modelo de factura de diseño de interiores

Lo primero de todo es que tu factura debe ir titulada como “Factura”. Es obvio pero es fundamental para la Agencia Tributaria.

Después hay una serie de elementos que debes incluir:

  • Número de factura: Siempre deberá ser correlativo.
  • Nombre o razón social del emisor, dirección fiscal y CIF o NIF
  • Nombre o razón social del cliente, dirección fiscal y su CIF o NIF
  • Fecha en la que se emite la factura
  • Descripción del servicio
  • Precio o importe del servicio
  • Subtotal de la factura
  • IVA y retención de IRPF, si aplica, pero sigue leyendo
  • Total después de impuestos

Aplicar IRPF en tu plantilla de factura o no

Cuando debes facturar debes tener en cuenta si debes aplicar IRPF o no. ¿Cómo lo sabes?

La regla es muy sencilla. Si facturas a un profesional autónomo o empresa deberás aplicar la retención de IRPF.

Este sería el caso de que una empresa te contratara para planificar el diseño de la nueva oficina o de un local para un evento. Ahí si le tienes que aplicar la retención.

Si tienes que aplicar retención, esto lleva consigo que tengas que declarar esos impuestos. Lo harás mediante presentando el modelo 130.

Ahora, si se trata de un particular, la cosa cambia. No puedes incluir una retención de IRPF.

El porcentaje a aplicar en el caso de que sí tengas que hacerlo será 15% o si te acabas de dar de alta como autónomo puedes aplicar el 7% en los tres primeros años.

Escrito por Sergio Lozano ÁlvarezSergio Lozano Álvarez, 22 Septiembre 2017