Todos los artículos

Qué es la PSD2 y cómo afecta a tu programa de facturación

Es probable que hayas oído hablar sobre la nueva directiva europea sobre pagos digitales, la llamada PSD2. La Comisión Europea convino regular los servicios de pagos digitales y puso en funcionamiento el PSD2.

Puede que hayas oído hablar de otras normativas como el RGPD, que afecta la protección de datos, hoy en día tan en boga. Incluso, si tienes memoria puede que te acuerdes de la PSD – la original, lanzada en 2007 – por la que se establecía entre otras cosas el uso obligatorio del IBAN para estandarizar los pagos entre los países miembros.

Ejemplo de cómo gracias a la PSD2, un banco puede conectarse a un programa de facturación para registrar los pagos y gastos y realizar la conciliación bancaria

También es probable que no sepas de qué se trata e incluso te preguntes cómo afecta a tu programa de facturación. En ese caso, sigue leyendo.

Qué es la PSD2

Esta directiva es una revisación del PSD de 2007 y busca facilitar los pagos en Europa y proveerles de mayor seguridad. Al mismo tiempo, obliga a los bancos a abrir su infraestructura y permitir a terceros acceder a ella.

No te preocupes, nadie entrará en tu cuenta bancaria ni te va a quitar tu dinero, sólo tendrá acceso a ciertos datos que tú aceptes dar. Pero, entonces, ¿qué es la PSD2?

Pongamos un ejemplo. Antiguamente, cuando querías consultar tu saldo, mirabas tu cartilla. Después, con la llegada de internet, usabas tu ordenador, y posteriormente la app móvil de tu banco.

Hoy en día existen miles de plataformas de pagos online, programas de contabilidad, o sistemas de gestión de ahorro que se conectan con tus cuentas para poder trabajar. Para ello, necesitan que la API del banco en cuestión esté abierta.

Por ello, ahora lo que único que tanto tu banco como estas fintechs necesitan es tu consentimiento.

Cómo afectará la PSD2 a tu programa de facturación

Lo que la UE propone es facilitar este proceso a las fintech, es decir, las empresas de tecnología financiera, mediante la apertura de las APIs. De esta manera, no tienen que pasar por el visto bueno del banco, que en muchas ocasiones es negativo, y se eliminan las barreras imposibilitándoles desarrollar su negocio.

Un claro caso, es que, gracias a ello, programas de facturación como Debitoor pueden conectarse a través de la API con la cuenta de tu banco para poder realizar la conciliación bancaria.

Ahora, todos los proveedores de servicios de pago digital registrados ante el Banco de España podrán tener acceso a las cuentas de pago. Para ello, solo necesitan tu consentimiento.

Por otro lado, te da seguridad. No sólo facilita, sino que regula el acceso a este tipo de información a terceros, quedando así más protegido.

Asimismo, abre vías al open banking para favorecer la agregación bancaria. Esto conlleva un mejor control sobre la contabilidad en los programas de facturación, ya que el registro de los pagos y cobros y su posterior conciliación se automatiza.

Cómo se desarrolla la PSD2 en España

En nuestro país, este tipo de medidas van con retraso. Reino Unido fue uno de los primeros países en implementar el open banking.

Aunque en España, desde antes de la entrada en vigor de la PSD2 algunas entidades bancarias habían empezado a adaptar sus APIs, esto no dejaba de ser bajo previo acuerdo con otras plataformas de pagos online. Esto dejaba fuera de juego a terceros actores.

Aunque en España la transposición de la directiva europea entró en vigor el 13 de enero, existen una serie de desafíos culturales y tecnológicos que el sector bancario español no ha terminado de superar.

Por ejemplo, en España muchos bancos han empezado a abrir las APIs de sus cuentas de particulares. Sin embargo, las cuentas de empresa siguen cerradas a terceros.

Además, para poder adaptarse al open banking, la banca española deberá enfrentarse a otros retos como el cumplimiento del RGPD o protección de datos personales, la ciberseguridad y en educar en la digitalización a sus empleados.