Plantillas de factura para nuevos autónomos

2018 es buen año para empezar como autónomo. Es a partir de este año que la tarifa plana para nuevos autónomos - por la que solo se paga una cuota fija de 50 euros al mes - se podrá disfrutar durante todo el primer año (en lugar de los 6 primeros meses).

La primera necesidad, por tanto, de un autónomo es la de hacerse con una plantilla de factura que cumpla con todos los requisitos legales para hacer facturas.

Los nuevos autónomos necesitan plantillas de facturas que cumplan con los requisitos legales

Plantillas de factura, nuevos autónomos y la ley de autónomos

Antes de continuar con el tema de las plantillas de factura, conviene hacer un repaso de las últimas novedades para los autónomos.

La ampliación de la tarifa plana de 50 euros a doce meses que mencionábamos ahora es una de las medidas de la nueva ley de autónomos aprobada en octubre de 2017.

Como recordábamos entonces en otro blogpost ("La nueva ley de autónomos entra hoy en vigor"), muchas de esas medidas no han entrado en vigor hasta ahora, al comienzo de 2018, entre ellas, la ampliación de la tarifa plana a 12 meses.

Hay otras medidas importantes que todo nuevo autónomo debe conocer (y estará encantado de conocer, pues les beneficia), no obstante, por ahora nos conformaremos con recordar la más básica.

Qué ha de saber un nuevo autónomo sobre una plantilla de factura

La facturación puede parecer un hueso duro para cualquier persona que empieza a hacer sus pinitos en el mundo del emprendimiento.

No obstante, la cosa no es tan difícil (o el león no es tan fiero) como lo pintan algunos. Una plantilla de factura es un elemento básico cuyos contenidos, igual de básicos, son los siguientes:

  • Nº de factura. La serie numérica ha de ser correlativa y sin saltos.
  • Fecha de emisión.
  • Datos del emisor y del destinatario o cliente: nombre o razón social, dirección y NIF o CIF.
  • Descripción de los bienes o servicios: incluye el precio unitario antes de impuestos.
  • Tipo de IVA.
  • Tipo de IRPF
  • Base imponible (el precio antes de impuestos).
  • Cuota tributaria (cantidad de impuesto que se añade a la base imponible).

Esta información, con más detalle, se puede encontrar en la normativa de facturación de la Agencia Tributaria.

Por último, los nuevos autónomos se pueden aplicar un 7% de retención de IRPF en las facturas que envían a sus clientes (empresas o autónomos) en lugar del 15% regular. Y así durante los tres primeros años.

¿Qué más hay que saber? ¿Algún otro consejo? Uno al menos: para que el comienzo en 2018 sea más leve, nada mejor que un programa de facturación. Como nuevo autónomo uno se ahorrará más que algún otro dolor de cabeza.

Escrito por Javier LópezJavier López, 2 Enero 2018 en Fiscalidad e impuestos