Plantillas de factura para logopedas

La logopedia es una profesión sanitaria que del mismo modo que la de psicólogos, fisioterapeutas y dentistas se ejerce a menudo por cuenta propia.

Esto quiere decir que todo logopeda que ejerca como autónomo ha de seguir unas obligaciones de facturación. Y para ello necesita lo más elemental: una plantilla de factura profesional.

Plantillas de factura para logopedas

¿Qué requisitos lleva una plantilla de factura para logopedas?

Para que un logopeda pueda hacer facturas y emitirlas a sus clientes con validez tributaria (de cara a Hacienda), la factura ha de contener la siguiente información:

  • Ha de llevar el título "Factura".
  • Serie numérica (correlativa).
  • Fecha de expedición.
  • Datos del emisor y el receptor: nombre o razón social, NIF o CIF y dirección de facturación (la fiscal: la que consta en los registros de Hacienda).
  • Descripción del servicio e importe total.
  • Retención de IRPF (en caso de facturar a un centro sanitario y no directamente a un particular).

Otros datos que tienes que tener en cuenta es el del IVA.

La logopedia, al ser un servicio sanitario, está exenta de IVA. La exención de IVA hay que reflejarla en la factura de la siguiente manera: "Factura exenta de IVA, según ley 37/1992, artículo 20. Uno. 3".

Por último, la retención del IRPF, que se resta a la base imponible (al importe neto), solo has de aplicarla en caso de que tu cliente sea una empresa o profesional autónomo. Si tu cliente es un particular, no debes aplicarle la retención.

Éste es del 15% y del 7% en caso de que seas un nuevo autónomo (esta reducción es válida durante los tres primeros años de alta).

Otros datos que ha de tener un logopeda que trabaje por cuenta propia

Cualquier profesional autónomo que se vaya a dedicar a la logopedia, antes de emitir ninguna factura, ha de tener en cuenta las siguientes obligaciones:

  1. Ha de darse de alta como autónomo en la Seguridad Social y en Hacienda (rellenando el modelo 037 de alta para autónomos).
  2. En el alta en Hacienda, ha de elegir el régimen de IRPF de estimación directa simplificada.
  3. En el mismo formulario de Hacienda (el 037), has de darte de alta en uno de los epígrafes del Impuesto de Actividades Económicas (IAE): los logopedas pertenecen al grupo 776.
  4. Has de presentar trimestralmente el modelo 130 de pago fraccionado del IRPF. Si en el año anterior aplicaste la retención por IRPF a más del 70% de tus facturas, no estás obligado a presentar esta declaración.
  5. Por estar dado de alta en el régimen simplificado tienes las siguientes obligaciones de facturación y contabilidad: 1. Libro registro de ingresos y gastos; 2. Libro de bienes de inversión; 3. Libro de provisiones de fondos y suplidos.

Otros aspectos no menos importantes que has de tener en cuenta es que, para ejercer la profesión de logopeda, tendrás que colegiarte en el Colegio Oficial de Logopedas de tu comunidad autónoma. En tu Colegio Oficial podrán asesorarte bien sobre diferentes temas laborales, profesionales y comerciales.

Una plantilla de factura profesional con un programa de facturación

Una última recomendación es que, si vas a trabajar por cuenta propia, te hagas con un programa de facturación para llevar todo lo relacionado con la facturación y contabilidad de autónomo.

Los modelos de factura de Debitoor, por ejemplo, te permiten, además de enviar facturas a tus clientes con todos los requisitos legales, diseñarlas y llevar un control: de las facturas pagas, impagadas, vencidas, etc.

Obviamente, tener un programa de facturación no es ninguna obligación. Simplemente, es una forma de hacer las cosas de un modo profesional y eficiente, ahorrando tiempo en la gestión de tu negocio.

Escrito por Javier LópezJavier López, 6 Diciembre 2016 en Autónomos