Todos los artículos

Alta de autónomo fuera de plazo

Darse de alta de autónomo es una obligación para toda persona que vaya a iniciar una actividad por cuenta propia.

Suena a Perogrullo, pero en la práctica no lo es: muchos emprendedores, por motivos diversos, prefieren retrasar el momento del alta. Y darse de alta fuera de plazo tiene sus consecuencias.

Los autónomos tienen que darse de alta en la Seguridad Social antes de iniciar la actividad

Cuándo hay que darse de alta de autónomo

La Seguridad Social informa que el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) debe hacerse antes de iniciar la actividad.

"Antes" quiere decir hasta 60 días naturales antes. Y esto es importante tenerlo en cuenta, porque no hay excusas que valgan.

Y lo de ingresar por debajo del salario mínimo interprofesional, por mucho que hayas leído por ahí, tampoco vale. La legislación - sentencias de los tribunales aparte - no contempla todavía este supuesto (más información en: Autónomo con ingresos bajos).

¿Qué ocurre al darse de alta de autónomo fuera de plazo?

Desde 2018 el alta de autónomo se debe cursar siguiendo este orden: 1) en la Seguridad Social y 2) en Hacienda. Se puede realizar el mismo día, pero no se puede hacer primero en Hacienda y otro día más tarde en la Seguridad Social.

Si uno se da de alta de autónomo fuera de plazo - y fuera de plazo también quiere decir darse de alta antes en Hacienda - la consecuencia más inmediata es que la Seguridad Social exigirá el pago de las cuotas de autónomo desde el momento en que estime que empezó la actividad.

Sanción a autonómo por alta fuera de plazo

Y ahora llegamos al peor de los escenarios. Aparte de la consecuencia descrita antes (ingresar las cuotas atrasadas), también podría ocurrir lo siguiente:

  • Recargo del 20% por ingreso de la cuota de autónomo fuera de plazo.
  • La pérdida del derecho a bonificaciones u otras reducciones sobre la cuota, entre ellas, la tarifa plana de 60 euros.

Por concluir: mejor hacer las cosas bien, informarse bien (en una gestoría o asesor, pero no en cualquier web, salvo en la del programa de facturación de Debitoor) y no asumir riesgos que luego encarezcan la de por sí ya encarecida factura de emprender un negocio.