5 consejos para mantener segura tu facturación

Está tu facturación a resguardo? Panda Security, el famoso software de antivirus, señala en un estudio elaborado en 2016 que el 91% de las pymes españolas aseguraban haber sido víctimas de ciberataques.

Tu facturación contiene información muy sensible sobre tu empresa (ingresos y gastos), tus clientes y proveedores. Es por ello que conviene tomarse en serio algunas precauciones. Ahora bien, tampoco hay que sembrar el ambiente de alarmismo.

Y es que si usas un programa de facturación en la nube, como Debitoor, puedes respirar más tranquilo: según el ya mencionado proveedor de antivirus, usar programas en la nube incrementa la ciberseguridad de tu empresa, pues estos softwares están dotados de una infraestructura de seguridad a prueba de ciberataques.

Aun así, y partiendo del principio de que conservas tu facturación bien guardada en la nube de Debitoor, te ofreceremos cinco consejos para mantenerla aun más segura. Empezando por lo más novedoso: el Touch ID para la app de iPhone, que, por cierto, te puedes descargar en la Appstore.

1. Protege tu facturación con Touch ID

¿Por qué empezar con una funcionalidad para móviles o tabletas? Muy sencillo: cada vez son más los autónomos y empresarios que usan estos dispositivos para su trabajo.

Hace tiempo te anunciábamos que habíamos introducido la tecnología Touch ID para proteger tu app de Debitoor (lo puedes leer y saber cómo se activa en "Protege la facturación en tu teléfono con Touch ID").

Recuerda que a través de una app, cualquiera podría acceder a tu información de facturación solo con desbloquear el móvil. ¡Qué mejor que asegurarla con tu propia huella dactilar!

2. Protege tu facturación con una contraseña segura

¿Qué entendemos por una contraseña segura? No sólo aquella que es muy extensa, sino la que combina caracteres distintos: letras, números y otros signos como los de interrogación (?) o exclamación (!).

¿Qué es una contraseña poco segura? El nombre de tu mascota, el de tu hijo, pareja o progenitor. ¿Recomendación? Sé original y un poco enrevesado.

3. Cuida la contraseña que protege tu facturación

Las contraseñas requieren cuidado. Es decir:

  • Que la cambies de vez en cuando (cada tres o seis meses estaría bien).
  • Que no uses la misma contraseña que empleas para acceder a otros servicios en la nube (correo electrónico, tiendas online, etc.).
  • No dejarla a la vista de cualquiera en la oficina: el famoso posit pegado en los márgenes del monitor con todas tus contraseñas no es lo más inteligente que puedas hacer en materia de seguridad.

4. Vigila el navegador con el que accedes a tu facturación

Volvemos ahora a la aplicación web y dejamos por un momento la app para móviles. Para acceder a Debitoor necesitas un navegador (Chrome, Safari, Firefox, Explorer).

Puede que no te hayas dado cuenta todavía. O que lo hayas hecho, pero no le hayas dado importancia: los navegadores siempre te dejan la posibilidad de guardar tus contraseñas.

Es una opción cómoda, qué duda cabe, pero que te deja al descubierto si alguien tiene acceso a tu ordenador (puede hacerse con tus contraseñas).

Así que lo mejor sería inhabilitar esa opción, por muy cómoda que sea.

5. Cierra la sesión de tu facturación

Al terminar de hacer una factura o, simplemente, de usar Debitoor, es recomendable que cierres sesión (en Configuración-->Cerrar sesión).

Debitoor está configurado para que cuando cliques "Iniciar sesión" en tu navegador, puedas acceder al programa directamente, sin tener que teclear de nuevo tu contraseña.

Es una opción. Y sí, es cómoda. Pero te puede jugar la misma mala pasada que lo señalado en el punto 4: que cualquiera que tenga acceso a tu ordenador pueda acceder a tus datos de facturación sin problemas.

¿Qué opinas de estos consejos de seguridad? ¿Se te ocurre alguno más? Escríbenos a [email protected] y cuéntanoslos.

Escrito por Sergio Lozano ÁlvarezSergio Lozano Álvarez, 30 Noviembre 2016