La retención en un modelo de factura: ¿siempre hay que declararla?

La pregunta puede parecer confusa: ¿cómo que si siempre hay que declararla? ¿Acaso uno se puede librar de declarar los impuestos que retiene o aplica?

La respuesta es que sí, pero conviene matizarlo para evitar confusiones. Esto es, conviene matizar cuándo, cómo y por qué.

Cuándo declarar las retenciones

La declaración de las retenciones aplicadas en un modelo de factura

La retención de IRPF que se aplica en cualquier modelo de factura se suele declarar trimestralmente a través del modelo 130 o el modelo 131. De este último no nos ocuparemos ahora, pues afecta a aquellos autónomos que tributan por módulos.

Veamos el primero:

El modelo 130 lo tienen que presentar todos aquellos autónomos que declaran sus ingresos por estimación directa, ya sea normal o simplificada.

La estimación directa normal afecta a aquellos autónomos (y también empresarios) cuya facturación supera los 600.000 euros anuales. La simplificada afecta a aquellos con una facturación inferior.

El autónomo ha de declarar sus ingresos y gastos en esa declaración e ingresar a Hacienda lo que haya retenido en concepto de IRPF.

Cuándo no hay de declarar el IRPF trimestral aplicado a un modelo de factura

Y ahora es cuando sí podemos responder a la pregunta inicial:

  • Cuando un autónomo aplica retenciones a más del 70% de su facturación, entonces no está obligado a presentar el modelo 130 cada trimestre.

¿Quiere decir esto que no debe declarar las retenciones? Qué más quisiéramos: como cualquier otro impuesto, el autónomo ha de declarar esas retenciones que ha aplicado.

Pero no lo hará trimestralmente, sino al final, en mayo y junio, cuando le toque hacer la declaración de IRPF.

Escrito por Javier LópezJavier López, 6 Marzo 2017 en Fiscalidad e impuestos