La importancia del relax en tu día a día

Vivimos en un mundo a veces “de locos”. El despertador suena y comienza una especie de cuenta atrás en la que tenemos mil tareas que realizar lo antes posible y nunca tiempo suficiente.

En Debitoor hablamos mucho de los emprendedores, imagina que decides (con mucho valor) comenzar tu propio negocio, ser tu propio jefe. Además de la alegría y el propio orgullo, se vienen encima multitud de obligaciones que necesitan control absoluto.

Tenemos nuestra mente tan fija en innumerables ocupaciones, que nos acabamos olvidando de lo más importante, nos acabamos olvidando de nosotros mismos.

Tú eres el motor de tu vida, las cosas salen bien gracias a ti y, por ello, debes tomar conciencia sobre la importancia de aprender a relajarte, tomarte tu tiempo y disfrutar de lo que haces.

piedras-grises-agua-relax.jpg

Sin ir más lejos, esa primera taza de café recién hecho por la mañana, disfruta de ella tranquilamente, despeja tu mente durante esos minutos. Disfruta del aroma y paladea cada sorbo y deja las prisas para cuando abras tu e-mail.

Esto último, me lleva a mi segundo consejo: que abrir el e-mail no sea la primera cosa que hagas al despertarte. La mayoría de nosotros tenemos el e-mail conectado al teléfono y, muchos, lo revisamos incluso desde la cama. Esta es una costumbre horrible e innecesaria.

Piensa que si hay algo urgente, ya te habrían llamado.

Hace algún tiempo leí que los empresarios de mayor éxito nunca leen su e-mail hasta que no llegan a la oficina. Aunque tu negocio sea pequeño, tienes que cuidarte y tener rutinas sanas en tu trabajo.

¿Me permites un tercer consejo? Una vez metidos en faena y el teléfono no deje de sonar, guarda cinco minutos cada hora y media (aproximadamente) para desconectar: un breve paseo alrededor de la oficina, salir al balcón a tomar aire fresco o darle un paseo al perro si trabajas desde casa.

Pequeños descansos durante la jornada laboral pueden cambiar tu vida, ¡te lo aseguro!

Estas pequeñas rutinas ayudan a tu mente y a tu cuerpo a trabajar mejor y a ser más productivo. Cuídate y mímate siempre que tengas ocasión. Si lo pones en práctica, estas rutinas se convertirán en pequeños placeres y harán que levantarse temprano por la mañana merezca aún más la pena, ¿no crees?

Escrito por Pilar MartínPilar Martín, 2 Diciembre 2013