Entrevista a Vanessa y Jacob de Nordikos | Polos gourmet con sabor nórdico

En Nordikos usan Debitoor como programa para hacer facturas y hacen polos como estos

Hoy os descubrimos Nordikos, una empresa en el corazón de Madrid. En pleno barrio de Malasaña Vanessa, suiza de nacimiento y de raíces italo-españolas, y Jacob, danés, fundaron un negocio de helados y polos gourmet con sabores nórdicos.

¿Quieres saber un poco más de este matrimonio de emprendedores tan internacional? Sigues leyendo.

Hola ¿podéis contarnos un poco más qué es Nordikos por qué decidisteis empezar con una idea de negocio tan especifica?

Vanessa y Jacob se conocieron en Copenhague y se mudaron a Madrid, donde empezaron su negocio de helados con sabores nórdicos. “Cuando llegamos a Madrid. echábamos de menos nuestras bayas danesas”, comenta Jacob. Por ello, decidieron aplicar estos ingredientes en una idea de negocio.

Recientemente el Diccionario de Oxford nombró la palabra danesa hygge como palabra del año. ¿Creéis que el concepto de lo escandinavo está de moda?

Vannesa reconoce que no conocía que era la palabra del año según el diccionario. Sin embargo, Jacob, como buen danés está al día de estas noticias. Ambos confiesan que cuando algún cliente entra en la tienda le muestran un libro que tienen sobre hygge: este concepto escandinavo de felicidad tan complejo de traducir. Sin embargo afirman que, a pesar de todo, la cultura escandinava no está tan extendida en España como en otros países, aunque empieza a estarlo.

¿Créeis que esta tendencia os ha beneficiado en vuestro negocio y continuará en el futuro?

Comentan que en cierto modo su seña de identidad es lo escandinavo y ahora pueden aprovechar esta pequeña tendencia.

No obstante, Jacob reconoce que “cuando tienes un negocio y si quieres que tu negocio triunfe no puedes confiar únicamente en una tendencia”.

Surtido de polos de Nordikos que facturan desde Debitoor

¿Por qué polos y helados y no otros snacks daneses que puedan ser más conocidos en España?

Vanessa y Jacob realmente podían haber usado muchos aspectos de la cocina escandinava, pero es el recuerdo de los dulces daneses lo que les atraía. Jacob confiesa tener una gran predilección por el dulce.

Los zumos y postres de toda la vida eran algo que echaban de menos y que no son muy conocidos fuera de las fronteras danesas.

Además, exclama Jacob, “España es el país perfecto para vender helados y polos” por sus temperaturas. Por tanto, se alineaban las condiciones perfectas para desarrollar este negocio.

¿Cuál es vuestro tipo de cliente? Si tenéis uno.

No tenemos un cliente en concreto. Al estar en el barrio de Malasaña, al lado de la Gran Vía, la clientela es de lo más variada.

“Tenemos desde turistas hasta gente mayor e incluso vecinos, que vienen y compran varias cajas”. Comentan que tras el artículo que hicieron sobre ellos en el diario El País, gente de otros barrios y del extrarradio han visitado Nordikos para probar sus polos.

Ninguno de los dos sois originariamente de España. ¿Por qué decidisteis mudaros de Copenhague a Madrid?

Vanessa y Jacob confiesan que ambos querían mudarse a algún sitio en el sur de Europa. Podía ser España, Italia, Grecia. Dependía.

Contemplaron varias ciudades e incluso cuando se decidieron por España, la cuestión era dónde. Buscaban que fuera una ciudad grande pero al mismo tiempo que fuera auténtica.

Al pasar de Dinamarca, donde el estado del bienestar está en su máximo apogeo, a un país como España donde la crisis ha calado fuerte entre los empresarios ¿cómo experimentasteis esta crisis?

Afirman haber visto a gente sufrir con la crisis. Vanessa y Jacob comentan que en su caso ellos no se han visto especialmente tocados por ella.

Acaban de empezar y van pisando fuerte. “La clave también está en encontrar tu nicho de mercado”. Comentan que, aunque parezca irónico, no existen muchas heladerías artesanales en Madrid con un concepto como el suyo.

Sin embargo, añaden que con la crisis donde se cierra un negocio se abre otro. Da al próximo emprendedor la oportunidad de intentarlo.

Fachada de Nordikos en Malasaña. Ellos también usan Debitoor para sus facturas

Puedo ver que estáis localizados en la Calle Pez, en el emblemático barrio de Malasaña. ¿Qué es lo que tiene Malasaña que negocios más atípicos triunfen?

Reconocen que su negocio se encuentra situado en una zona privilegia y perfecta para que un negocio como el suyo salga adelante. Malasaña es un barrio moderno, con gente de clase acomodada pero joven.

Como ellos dicen, “la gente joven dispuesta a experimentar cosas nuevas”. Resulta un buen caldo de cultivo para vender polos con sabores escandinavos.

Al navegar por vuestra web, uno puede notar dos cosas: Minimalismo y gusto por el diseño. ¿Nordikos sigue este diseño escandinavo donde el minimalismo es una aspecto fundamental?

Esta pareja de emprendedores afirman que intentan trabajar siempre en la imagen de su negocio y en la identidad de marca. “Por supuesto, tiene algunos aspectos del diseño escandinavo e intentamos que tanto la web como la tienda sigan la misma identidad de marca”.

Interior de la tienda Nordikos, quienes son usuarios de Debitoor como programa de facturación

Vanessa, tú que estás educada en marketing digital ¿cómo aplicaste tus conocimientos en la materia cuando lanzasteis Nordikos?

Con humildad, Vanessa confiesa que ella realiza toda la parte de la comunicación y marketing de Nordikos. “Incluso diseñé la página web. Lo único que no hice fue el logo. Contratamos a un diseñador gráfico para que lo hiciera”.

¿Planeáis crear helados con nuevos sabores?

“Siempre estamos probando nuevos sabores”, afirma Jacbo. Cuando se les pregunta cuál es el proceso, realmente es el que parece: sentarse y probar cosas nuevas basadas en experiencias anteriores.

Cuando se les pregunta sobre el desarrollo de Nordikos a largo plazo dicen que “les gustaría trabajar también otras opciones”. Y, así, ver hasta dónde puede llegar Nordikos.

Ejemplo de helado de Nordikos. Ellos hacen sus facturas con Debitoor

¿Recomendaríais a más daneses que se atrevieran a dar un paso adelante y emprender en España?

Ambos afirman que es muy importante el hecho de haber vivido en el país para conocer cómo funciona el mundo de los negocios. No basta con mudarse a un sitio y lanzar un negocio, “tienes que conocer la cultura de los negocios en el país". Reconocen que tener amigos y/o una red de contactos ayuda bastante en esta tarea.

¿Algún consejo para otros expatriados que quieren empezar un negocio a día de hoy en un ambiente tan competitivo como es Madrid?

Jacob demuestra ser el optimista y constata que al final lo más importante es que hagas lo que te guste y creas en lo que hagas. Por supuesto, tienes que conocer tu producto y tu negocio.

Si quieres conocer más sobre el mundo de polos con sabores escandinavos de Vanessa y Jacob, puedes visitar la web de Nordikos.

Si también haces facturas con Debitoor y quieres que te entrevistemos, puedes contactarnos a [email protected] Te esperamos.

Escrito por Sergio Lozano ÁlvarezSergio Lozano Álvarez, 13 Septiembre 2017