Entrevista a Amalia Blanco de Cookadas | Gastronomía para empresas

Amalia y Maricruz, usuarias de Debitoor, el programa de facturación, en un evento en el que prestaron sus servicios

Os presentamos a Cookadas, una empresa que se dedica a llevar la experiencia gastronómica a otras empresas y a domicilio. Amalia Blanco, fundadora de Cookadas, nos cuenta un poco más sobre su negocio y aporta ideas para otros que quieran emprender. Sigue leyendo:

Hola, ¿puedes contarnos un poco en qué consiste Cookadas y quiénes lo conforman?

Cookadas, como indica su lema "Cocinamos tu Reunión”, tiene por objetivo ofrecer servicios profesionales gastronómicos a empresas. Más allá de un catering al uso, Cookadas analiza necesidades, diseña y ambienta la solución y finalmente cocina y acompaña las reuniones, eventos, celebraciones como si fuera un miembro más del equipo. Cookadas quiere contribuir al éxito de tu reunión, ocupándose de todos los detalles para que tú sólo te ocupes de tus objetivos. Actualmente Cookadas está formada por dos socias: Amalia Blanco y Maricruz Polo y una asesora gastronómica profesional que es Elena Fuentes.

¿Por qué os decidísteis a empezar un nuevo negocio en el mundo de la gastronomía?

Mis padres en su última etapa profesional tuvieron dos negocios de restauración, lo he vivido y aprendido en primera persona y aunque siempre pienso que lo único que yo quería era emprender un negocio por mi cuenta, seguramente y de forma inconsciente la cocina siempre ha estado ahí como leitmotiv.

Cuando creamos Cookadas la otra socia fundadora (cocinera profesional que ya no forma parte del proyecto) y yo, empezamos creando talleres de cocina para particulares, que con el tiempo han derivado en servicios de gastronomía para empresas.

Ejemplo de los platos que realizan en Cookadas, usuarias de Debitoor

¿Qué diferencia a Cookadas de otras empresas de gastronomía para empresas?

Tenemos una gran experiencia en el mundo del marketing digital, en mi caso durante más de 8 años trabajé como Directora de Atención al cliente y responsable de Producción web en Domestika, lo que hace que hable el mismo idioma de mis clientes, y conozca de cerca este sector y las necesidades de mis clientes. En el caso de Maricruz Polo socia cofundadora de Good Rebels en 1997 (antes Territorio creativo), ha desarrollado durante más de 20 años su carrera profesional en el entorno de la comunicación, el marketing digital y la dirección financiera.

En Cookadas abordamos cada proyecto siguiendo una metodología que nos garantice dar con el resultado esperado por nuestro cliente. Tres preguntas muy sencillas nos ayudan a trabajar en busca del éxito: ¿Qué? (qué quiere hacer), ¿para quién? (a quién va dirigido) y ¿para qué? (objetivos a conseguir). De esta forma, todo encaja: celebración, decoración, menú, equipo de camareros… No es lo mismo una reunión de aprobación de estrategia que la presentación de un estudio a la prensa especializada o una fiesta de navidad. Tenemos una gran capacidad para personalizar cada proyecto.

Cubrís distintos ámbitos: reuniones de empresa, entrega de premios, presentaciones de producto o incluso fiestas. ¿Cuál de todos estos encargos disfrutáis más y por qué?

Efectivamente cubrimos un amplio espectro de eventos: con nuestros Sabores Corporativos (eventos y reuniones de empresa), Sabores creativos (sesiones de Design Thinking, Brainstorming, etc.) y, finalmente, con Sabores de Fiesta (todo tipo de “festejos” y celebraciones).

Si te soy sincera, disfrutamos mucho con los tres. Cada uno tiene su encanto: con nuestros Sabores Corporativos el reto es apoyar y conseguir que todo esté perfecto pasando desapercibido, como un complemento y no como protagonistas. Con los Sabores Creativos el gran reto es ayudar a pensar. Estudiamos mucho la gastronomía en estos casos para facilitar el trabajo de la mente. Con los Sabores de Fiesta puede que sea cuando más relajado está el cliente y nosotros, por ende, podemos hacernos ver más porque es lo que la ocasión requiere.

¿Cuál es vuestra especialidad o aquello en lo que Cookadas sobresale?

Por encima de todo creo que hay dos actitudes que nos definen: la empatía y la escucha. A partir de ahí, ponemos a disposición de la situación todo nuestro know-how y profesionalidad.

Cuando estamos dando un servicio nos convertimos en uno más de la empresa. Entendemos perfectamente que si surge un imprevisto, un cambio inesperado, lo más urgente es adaptarse y solucionar la situación como si nada hubiera o estuviera pasando. Creo que ésa es nuestra mayor fortaleza.

Ejemplo de un plato y una mesa preparada por Cookadas, quienes usan Debitoor para su facturación

¿Qué preferís: cliente grande o pequeño?

Ciertamente casi todos nuestros clientes son grandes: Good Rebels, Accenture, Red de Industrias Creativas, IED, DI&P Proyectos, The Valley… Aunque también tenemos clientes de menor tamaño e incluso particulares. Somos flexibles y podemos dar servicio a ambos tipos de cliente.

Quizá la diferencia esté realmente en el tamaño de proyecto grande o pequeño y no tanto en el tamaño del cliente en sí. Para nosotros un proyecto grande es el evento que realizamos en abril para más 500 personas en Kinépolis para Accenture y Red Hat y también el bautizo que ayudamos a celebrar en junio para 40 personas en un domicilio particular. En ambos -aún siendo tremendamente diferentes- hemos disfrutado muchísimo: el primero por el gran reto que supuso y la multitud de imprevistos que fuimos solucionando con la organización y el segundo por la cercanía e ilusión de todos los participantes. En ambos casos, cuando el cliente te felicita por el trabajo bien hecho sientes que la misión de Cookadas tiene un sentido: ¡hacer que las personas se sientan bien y coman aún mejor!

¿Cómo os encuentran vuestros clientes para contratar vuestros servicios?

En la actualidad la mayor parte de nuestros proyectos han llegado por prescripción de otros clientes, el boca a boca es algo imbatible. Al mismo tiempo nuestra actividad en RRSS y SEM en buscadores y portales sectoriales también nos facilita nuevos clientes.

Cookadas está conformado por tres mujeres. ¿Cómo veis el ámbito del emprendimiento siendo mujer?

¿La verdad? No pienso ni entra en mis esquemas mentales el emprendimiento con etiquetas hombre - mujer. Pienso en emprendimiento a secas. Y a partir de ahí, todo el mundo te pregunta por el éxito o las dificultades de emprender. A mi modo de ver las dos caras de una misma moneda son las que hacen que emprender sea una aventura fantástica o la peor de tus pesadillas.

Para mí la cruz es ganarte la confianza de las personas: clientes, bancos, arrendadores, etcétera. Cuando empiezas nadie te conoce y es difícil, sin referencias, conseguir que las personas confíen en ti para dejar que lleves adelante su reunión o evento. La cara es la gente que te quiere y te apoya, y te da ánimos para continuar, y la confianza que poco a poco vas ganando con tu desempeño.

Y no quiero dejar pasar esta ocasión para hacer una mención especial a proyectos e iniciativas privadas como Red de Industrias Creativasm (RIC), laboratorio de empresas de la Fundación Santillana e IED Madrid. Nuestro paso por su Máster nos ha dado infinitas posibilidades, herramientas y acceso a enseñanzas de grandes profesionales que han supuesto un empujón en nuestro lanzamiento.

Mesa preparada para un evento por Cookadas, quienes también usan Debitoor para hacer facturas

¿Cómo se ve Cookadas o cómo os gustaría veros de aquí a 10 años?

Nos gustaría convertirnos en un referente con nuestras experiencias gastronómicas para empresas que ayudan a un mejor entendimiento y a disfrutar de una reunión o un evento de empresa. Nuestro siguiente paso es desarrollar más profundamente nuestra cocina para las emociones. Nos encantaría poder deleitar paladares en conciertos, presentaciones de libros: ligar nuestro disfrute gastronómico al disfrute espiritual.

¿Qué creéis que es necesario para triunfar en la gastronomía a empresas?

Hablar su mismo idioma; calidad y precio competitivo; y personalización y adaptación.

¿Podríais dar un consejo a aquellos que quieran dedicarse a vuestro sector?

Que sea nuestro sector u otro, lo más importante es tener ilusión, que crean en lo que hacen y que les encante. Si algo te vuelve loco, no puedes dejar de hacerlo y ponerle todo el empeño que esté a tu alcance.

Paciencia pero con límites. Si las cosas no funcionan, no esperes eternamente. Aplica sabiduría, cambia, pregunta, fórmate, experimenta, innova, y rodéate de gente buena y buena gente (éste es el espíritu de Good Rebels y creo que no les ha ido nada mal).

No te quedes solo: equipo, equipo y equipo. Necesitas buenos profesionales que sepan, a ser posible, mucho más que tú. Lo que hagas hazlo bien, deja aparte la mediocridad. Al principio ganarás menos pero construirás sobre la excelencia. No des nada por sentado, cuestiónate las cosas y no seas autocomplaciente.

Como puedes ver son usuarias de Debitoor, el programa de facturación, el cual usan para hacer facturas. Si quieres conocer más sobre ellas, cómo trabajan y qué otros clientes han tenido, así como contactarles para que organicen la gastronomía de tu evento, te animamos a que consultes la web de Cookadas.

Escrito por Sergio Lozano ÁlvarezSergio Lozano Álvarez, 24 Agosto 2017