Emprender, relaciones personales y emociones

Cerramos el año con el testimonio de Irene. Ella es otro ejemplo más de que el mundo de los negocios y el emprendimiento es un espacio mixto de hombres y mujeres.

El desarrollo de una empresa y el saber adaptarse a los tiempos y al público a través de nuevos productos es una de esas gotas de sabiduría que nos deja Irene.

Irene, que ya estaba cansada de trabajar para terceros, decidió emprender. ¿Su inspiración? Un audio que decía “empleado igual usado, manipulado”, comenta entre risas.

Reconoce que emprender puede dar un poco de vértigo, pero antes estas situaciones lo mejor es buscarse un modelo de negocio sencillo.

Irene quería comenzar con una tienda online. Las redes son, según ella, el modelo de negocio del siglo XXI.

Escuchándola hablar queda claro que ha sabido buscar inspiración de gurús de los negocios y que ha sabido adaptar ese conocimiento a su idea de emprendimiento.

Tiempo y constancia

Está claro que dedicarle tiempo a tu empresa es importante, pero lo es aún más cuando no provienes del mundo de los negocios, como es el caso de Irene.

Lo mismo sucede con la constancia. Al no estar acostumbrado a emprender, uno se encuentra en una situación más compleja.

“En España el emprender no está en nuestras venas”, explica Irene. Debes aplicar más dedicación.

El doble filo de los más cercanos al emprendedor

Aquellos que están más cerca de ti, pueden ser los que más te ayuden, pero también los que más te perjudiquen.

“Te dicen ‘esto no es así’, ‘abre los ojos’, bla, bla, bla”, nos confiesa. Y es que aquellos que más te quieren, son los que también más se preocupan.

Moraleja: en el mundo del emprendimiento no sólo debes rodearte de gente que te quiera, sino de los que mejor te quieran.

El mayor reto de un negocio

A veces los obstáculos económicos marcan mucho, pero no subestimes los emocionales.

“La burocracia al final es sota, caballo y rey”, explica Irene. Sin embargo, lo emocional es lo más difícil para ella en el mundo de los negocios.

Irene nos habla de la montaña rusa emocional que se experimenta al emprender. Y comenta que es necesario escuchar testimonios de otros para entender lo que te está sucediendo a ti.

Como ves, Irene tiene consejos sobre el tipo de negocio, la dedicación, las relaciones con tu entorno y tu situación emocional al emprender.

Escrito por Sergio Lozano ÁlvarezSergio Lozano Álvarez, 30 Diciembre 2015 en Trucos y consejos