Todos los artículos

El criterio de caja y el informe de IVA en tu programa de facturación

Un programa de facturación puede ser una cosa maravillosa. Puede ser versátil, sencillo, intuitivo... te lo pone todo tan fácil que dan ganas de ponerse a hacer otra cosa.

Y ese es el objetivo: que uno pueda dedicar el tiempo de trabajo a los aspectos más productivos.

Sin embargo, determinados usuarios logran proezas que no dejan de sorprender al equipo de soporte de Debitoor: y es hacer complicado lo simple.

Es el caso del criterio de caja, una opción que muchos usuarios desconocen pero que se empeñan en activar en la Configuración (¡aunque no estén dados de alta en dicho régimen!).

El criterio de caja y el informe de IVA en el programa de facturación de Debitoor

El criterio de caja en el programa de facturación de Debitoor

El criterio de caja es un régimen especial de IVA por el que un autónomo o empresa solo debe ingresar el IVA de las facturas cobradas a Hacienda.

Es una medida que incluía la Ley de Emprendedores, ese cajón de sastre del emprendimiento que se aprobó en 2013.

La medida era aparentemente tan buena que en Debitoor la implementamos al momento. No teníamos duda de que sería un éxito rotundo y que los autónomos y empresarios que se acogerían serían legión. ¿Y cómo renunciar a una bicoca como esa?

Pues bien, pasado el tiempo - muy poco tiempo - la medida ha resultado un tremendo fracaso: al año fueron muy pocos los autónomos y empresas que se habían acogido al criterio de caja por las dificultades que acarreaba (para más detalles puedes consultar: ¿Qué es el criterio de caja y cómo funciona?).

Aun así, en Debitoor disponemos todavía del criterio de caja, pero, al tratarse de un régimen especial, lógicamente aparece desactivado por defecto en la configuración.

¿Qué ocurre si activo el criterio de caja en el programa de facturación?

Para empezar, si no perteneces al criterio de caja no tienes que activarlo. Pero si lo haces, ten en cuenta que eso, lógicamente, afectará al informe de IVA.

¿Por qué? Porque el informe de IVA, que no es otra cosa que el modelo 303, solo te reflejará el IVA de las facturas que estén marcadas como cobradas.

Y ahí llegan las sorpresas y los espantos de los usuarios que han activado el criterio de caja aunque no formen parte de él: culpan precipitadamente al programa de no calcular bien el IVA, de no reflejar todas las facturas del trimestre...

Y es que la cosa era más fácil: ¡solo tienes que desactivar el criterio de caja y el informe de IVA te lo mostrará todo correctamente!