Cuándo hacer facturas recurrentes y cuándo copiar facturas

¿Hacer facturas recurrentes es siempre la mejor opción para enviar facturas periódicas?

En principio, sí, y por ello lanzamos la facturación recurrente en nuestro programa de facturación: para poder facturar periódicamente los mismos servicios.

Con Debitoor, programa de facturación, ya puedes enviar facturas recurrentes a tus clientes

No obstante, puede que en algunos casos sea más práctico copiar una factura, incluso si se trata de una factura periódica.

Cuándo hacer facturas recurrentes

La factura recurrente está pensada para aquellas actividades que requieren una facturación periódica masiva y frecuente.

Por ejemplo, el pago de cuotas regulares por un servicio, contratos de mantenimiento, etcétera, requieren una facturación periódica idéntica mes a mes (o año a año). En tales casos, programar la misma factura, dentro de una misma periodicidad, es la solución más eficiente.

(Para más detalles sobre cómo hacer facturas recurrentes, échale un vistazo al blogpost: "Facturación recurrente: una nueva forma de facturar").

Cuándo copiar una factura

Hay casos, no obstante, en que lo más cómodo es copiar una factura, en lugar de programarla, incluso si se trata de un servicio periódico.

Digamos que tienes un cliente - o varios clientes - al que le facturas con cierta regularidad servicios parecidos. Siempre varía algún concepto que hace variar, a su vez, el importe final. En tal caso, quizá convenga simplemente copiar la última factura.

De ese modo, se generará una plantilla de factura idéntica que podrás modificar antes de enviarla.

Ahora bien, si se trata de un servicio que facturas con la misma frecuencia y periodicidad, aunque varíen ciertos conceptos, tienes siempre la opción de programar una factura recurrente en estado proforma y luego enviarla manualmente.

Esta opción la encontrarás en la plantilla de la factura recurrente, en "Opciones de envío":

Con Debitoor, programa de facturación, puedes programar facturas recurrentes como proforma y enviarlas manualmente

Esta puede ser una opción más eficaz, especialmente si se trata de una factura que envías con la misma frecuencia.

Al programarla como proforma, la factura no se envía automáticamente. Antes tienes que revisarla y convertirla en factura final para poder enviarla.

Escrito por Javier LópezJavier López, 12 Julio 2018