Croquis: Historias de Debitoor

Con el nuevo año traemos nuevos testimonios de otros usuarios de Debitoor como tú. En este caso te presentamos a Croquis ingeniería de la edificación.

Croquis se creó hace 13 años y ofrece servicios de ingeniería, arquitectura, seguridad, salud y de servicios integrales. Alejandro Niño, director técnico de Croquis, nos explica su experiencia con Debitoor.

Alejandro llegó a Debitoor gracias a un miembro de su familia que es un economista experto en empresas de contabilidad y facturación en internet. Una vez probó Debitoor, Alejandro vio en él todo un mundo de posibilidades aplicables a su negocio. La rapidez de gestión y el hecho de que sea online son las mayores ventajas que encuentra en nosotros.

Trabajar con Debitoor no sólo le parece sencillo sino también muy rápido. Tras terminar una obra y teniendo una conexión a internet es muy fácil mostrarle al cliente el presupuesto y enviarlo a su correo.

Al mismo tiempo uno puede ver los costes que se tienen y compararlos con el presupuesto para el cliente. “Al final de una visita de obra tú has facturado y el señor tiene su factura. Con lo cual nos venía genial”, nos explica Alejandro.

La característica favorita de Alejandro

Para él lo mejor es la facilidad de facturación. “Con un vistazo muy rápido ver qué es lo que tienes cobrado, qué es lo que no tienes cobrado”.

Reconoce que si no tiene creado un cliente, tardas un segundo en crearlo. Y en seguida puedes tener una imagen de la contabilidad de tu negocio, sin tener que realizar pasos complicados.

De esta manera, al final de mes cuando tienen que evaluar la contabilidad, examinan su facturación y sus gastos. “A partir de ahí en un par de días lo tienes todo hecho”.

Alejandro como emprendedor

En Debitoor no nos cansamos de decirlo. Nos encanta que la gente emprenda. Personas con ambición que deciden ser sus propios jefes son nuestros principales clientes.

Alejandro Niño estudió arquitectura técnica y empezó a trabajar como jefe de obra cuando estaba terminando la carrera. Impresionante, ¿verdad?

Durante cinco años participó en distintas empresas hasta que se dio cuenta de que su implicación en el trabajo era igual o superior a la de sus jefes. Entonces le asaltó la pregunta de qué hacer: “Lo mejor que podemos hacer es montarnos por nuestra cuenta”.

Confiesa estar encantado de haber tomado esa decisión.

Además Alejandro también trabaja en Integra, empresa de construcción que lleva a cabo los proyectos creadas por Croquis o por un cliente. Mientras que Croquis desarrolla la idea, Integra la pone en práctica.

Ambas empresas se llevan muy bien y se complementan perfectamente. En su oferta puedes encontrar desde la reforma de una vivienda particular, hasta la renovación de la imagen de un pequeño y mediano comerciante.

Alejandro confiesa que prefiere pocos clientes y constantes que muchos y muy grandes "porque uno de los problemas que hay ahora es tener claro cuál es tamaño de tu empresa".

Estás lleno de emprendimiento, ¿a que sí? Bueno, pues Alejandro además cuenta con una distribuidora de telefonía para empresas. Afirma que no tiene nada que ver con su negocio de construcción pero que también le apetecía hacer algo un poco distinto.

Como ves, todo un ejemplo de emprendedor. Para quedarse con la boca abierta y decir "¿qué estoy haciendo con mi vida?".

Escrito por Sergio Lozano ÁlvarezSergio Lozano Álvarez, 20 Enero 2015 en General