Aprende qué es un hosting

Aún recuerdo la primera vez que contraté un hosting. Decidirlo fue muy confuso y no terminé muy convencido; me cambié después de pocos meses al no quedar contento con el servicio de atención al cliente.

Esto me empujó a aprender más sobre el tema y hoy quiero compartir algunos consejos contigo.

b-hosting-3.jpg

Pero empezaremos por el principio, la pregunta más básica de todas:

¿Qué es el hosting y para qué sirve?

Al contrario de lo que expresiones como “la nube”, “cloud hosting” o “iCloud” sugieren, internet no está flotando en una nube. Toda la información disponible online está almacenada en algún sitio físico.

¿Pero dónde? Pues en servidores. Estos son ordenadores muy potentes conectados a la red con una dirección única (IP) que almacenan y distribuyen los sitios web.

Por ejemplo, cuando visitas debitoor.es tu navegador envía una solicitud al servidor que aloja / para que este le mande de vuelta la página web.

IP de Netflix

Entonces, ¿qué es el proveedor de hosting?

En este contexto nos referimos el proveedor de alojamiento web. En otras palabras, una empresa que administra servidores donde se almacenan páginas web y las ponen a disposición de todos en internet.

A efectos prácticos quiere decir que si necesitas una página web, una vez la tengas desarrollada, necesitarás un hosting en el que alojarla. Y no todos los proveedores son iguales; una mala decisión te puede costar dinero y/o tiempo.

Tipos de hosting web que existen

Hay varias modalidades de hosting. Repasamos los más populares para que sepas qué elegir:

Hosting compartido. El que la mayoría de los sitios web usan. Se llama compartido porque el servidor está compartido por varios sitios web que se reparten los recursos. Sería parecido a tener compañeros de piso.

Hosting VPS. Se trata de un hosting compartido pero cada proyecto web tiene una parcela del servidor asignada. Así, se pueden hacer configuraciones y modificaciones a medida para cada “inquilino”. Se asemeja a una comunidad de vecinos. Indicado para proyectos (relativamente) pequeños que tienen necesidades tecnológicas especiales.

Hosting dedicado. Para proyectos muy grandes (p. ej., periódicos online) que reciben miles de visitas diarias. Tener un servidor dedicado asegurará poder dar respuesta a la totalidad de la audiencia sin problemas de rendimiento.

Hosting en la nube. Son varios servidores conectados entre sí que suman esfuerzos y recursos para alojar y distribuir un proyecto online. La ventaja es que si, por ejemplo, uno de los servidores deja de funcionar, los otros suplirán esta pérdida.

Pero como ya hemos comentado, a no ser que tengas necesidades muy específicas o tengas planeado crear el nuevo Facebook, un servidor compartido será suficiente.

¿Pero cuál? En la siguiente sección le daremos un repaso a lo que tienes que prestar atención antes de decidirte.

Qué es el hosting y para qué sirve

Fíjate en estos aspectos antes de contratar un hosting

Los hostings vienen con decenas de prestaciones y algunas no son fáciles de entender. Además, la oferta puede resultar confusa y no es difícil terminar tomando una mala decisión. Créeme, sé de lo que hablo por experiencia propia.

Por eso, voy a comentarte los elementos más importantes en los que hay que fijarse antes de contratar un hosting:

Devolución del dinero. No te fíes de un hosting que no puedas probar gratis. Normalmente ofrecen un mes de prueba y te devolverán el dinero si no quedas satisfecho con sus servicios.

Velocidad. Poco hay que decir aquí: querrás que tu sitio web o tienda online vaya como un rayo, ¿no? Algunos hostings son más rápidos que otros. Sería interesante que durante el período de prueba hagas algún test de velocidad a tu sitio web y valores los resultados. Puedes usar herramientas online como Google Pagespeed Insights para esto.

Aspectos para contratar un hosting

Disponibilidad del servidor. Un punto flaco de muchos hostings de poca calidad son las interrupciones en su servicio. Esto es malo para tu SEO y para tus visitantes. Es bueno aspirar a disponibilidades superiores al 99,95%. En otras palabras, tu sitio web tendría que estar online el 99,95% (o más) del tiempo. Con herramientas como StatusCake puedes monitorear este aspecto.

Límite de transferencia de datos. Algunas ofertas de hosting incluyen un límite en el tráfico que tu sitio web podrá recibir. Es como alquilar un coche con un límite de kilometraje: si te pasas tendrás que pagar más. Ten esto en cuenta antes de decidirte por un proveedor de alojamiento web.

Hosting para WordPress

Cuando de hacer páginas web se trata, WordPress es la solución más usada en el mundo y con diferencia. Por eso, quería comentar un par de particularidades del hosting para WordPress.

Si vas a usar WordPress, contratar un proveedor de alojamiento web especializado en este sistema tiene muchas ventajas. Por ejemplo:

  • Tienden a ofrecer soluciones específicas para WordPress que aceleran tu sitio web (p. ej., soluciones de cacheo).
  • Serán expertos en WordPress, por eso están al día en temas de seguridad.
  • Al ser especialistas en WordPress, detectarán y solucionarán los posibles conflictos entre tu sitio web y sus servidores.
  • Ofrecen herramientas avanzadas de desarrollo para WordPress (p. ej., entornos de prueba). Aunque esto solo es importante para los usuarios más geek.
  • Hacen que instalar WordPress sea muy fácil, algo que no siempre es sencillo.

En este artículo sobre hosting WordPress encontrarás más información sobre el tema.

Espero que este artículo te haya ayudado a hacerte una idea de qué es el hosting, para qué sirve y qué tipo de hosting te conviene más. Con un poco de suerte tendrás más atino que yo al elegir mi primer hosting.

*Josep Garcia Bonilla trabaja para HostingExperto.

Escrito por Josep Garcia BonillaJosep Garcia Bonilla, 24 Febrero 2017