Todos los artículos

¿Por qué no cambiar a un programa de facturación en la nube?

Es un clásico empezar el nuevo año con una lista de deseos: dejar el tabaco, apuntarse al gimnasio (o renovar la suscripción que apenas usaste en 2016), leer ese libro de extensión imposible (El Quijote, La Divina Comedia, En busca del tiempo perdido...), etc.

En Debitoor te proponemos algo más sencillo, intuitivo y posible (y por posible no menos deseable): hacerte con un programa de facturación en la nube.

Así que si sigues usando plantillas de factura para Word y Excel u otra ocurrencia aun más fantasmagórica, te animamos a empezar el año de tu facturación de una forma más racional y razonable.

Las ventajas de un programa de facturación en la nube

¿Por qué un programa de facturación en la nube?

Pasa el tiempo, nos hacemos más viejos, y todavía recibimos el mismo mensaje de nuevos usuarios: "¿Se puede descargar Debitoor?".

Lo sé, estamos acostumbrados a descargarnos programas y tenerlos almacenados en nuestros ordenadores, aunque ya llevamos años usando softwares en la nube (¿qué es sino tu correo electrónico de gmail o hotmail?).

Un programa en la nube significa, por decirlo con sencillez, un programa en el que accedes por internet y donde toda tu información se almacena dentro de la red de internet, como en una nube.

Esto es lo que se llama computación en la nube (o cloud computing, en inglés), y las características y ventajas son enormes:

  • Es más económico (la suscripción o pago del servicio es mucho más barato).
  • Es seguro.
  • No tienes que preocuparte por tener espacio en el disco duro (el almacenamiento puede ser hasta ilimitado, dependiendo del proveedor).
  • Es más rápido (dependes, ahora bien, de una buena conexión a internet).
  • Actualización e información al instante, en tiempo real.
  • Fácil acceso, pues al no requerir descargas, puedes acceder desde cualquier dispositivo.

Esto, traducido e introducido a un programa de facturación, signfica poder hacer facturas y llevar toda tu facturación como autónomo o empresario de una forma más rápida, económica, segura, sin límites (o pocos límites) de almacenamiento y desde cualquier dispositivo.

Tampoco tienes que preocuparte de actualizaciones ni otras reliquias del pasado (o del software tradicional), pues estas tienen lugar al instante, por parte del equipo de programadores de la aplicación.

La ventaja para un autónomo o pequeño empresario, por tanto, es enorme, pues para estos el tiempo es oro y apenas hay tiempo que perder en actualizaciones engorrosas, así como estar al día de las novedades fiscales y de facturación (tan cambiantes en nuestro país).

Así que lo dicho: nuevo año, nuevo software de facturación. Y, obviamente, en la nube.