¿Por qué mi programa de facturación no tiene todo lo que quiero?

Cada día recibimos sugerencias de nuestros usuarios para mejorar nuestro programa de facturación. "Si pudiera agrupar todos los albaranes en una factura me haríais feliz", "una mayor flexibilidad para mover los diferentes elementos de la plantilla de la factura me ayudaría un montón", "a ver para cuándo una integración con mi banco", etc.

Se trata de ejemplos al azar - hay decenas - de una muestra enorme que vamos agrupando para que nuestros programadores puedan analizarlos.

Pero los días y las semanas pasan (cuando no los meses) y la espera paciente de algunos usuarios se transforma en irritación: "¡Hace unas semanas os pedí esto y todavía lo estoy esperando!", "¡A ver cuando introducís aquello que os mandé!", etc.

¿Por qué mi programa de facturación no tiene todo lo que quiero?

¿Quiere decir esto que no tomamos en cuenta vuestras sugerencias? Nada más lejos de la verdad: nos la tomamos en cuenta y en serio, pero el proceso de implementación de una sugerencia en Debitoor sigue diferentes fases que os explicaré a continuación.

Sirva, pues, este artículo no solo a modo de disculpa, sino como una invitación a los bastidores de Debitoor.

¿Cómo recibimos y filtramos vuestras sugerencias en Debitoor?

Vuestras ideas nos llegan por diferentes canales:

  • E-mail.
  • Mensaje interno en la aplicación.
  • Redes sociales.
  • Teléfono.
  • Comentarios o valoraciones de la aplicación.
  • Socios y asesores.

A partir de ahí, las agrupamos por etiquetas. Para simplificar y cuantificar: es decir, para saber el número de solicitantes que tiene cada idea.

¿Qué elementos tenemos en cuenta?

La recogida, clasificación y organización de vuestras ideas son solo un primer paso para su posible y posterior desarrollo. Como no podemos abarcarlo todo y la vida no es infinita, no nos queda otra que priorizar.

¿Y cómo lo hacemos? Siguiendo estos criterios:

  • La legislación y sus requisitos. La normativa de facturación cambia con los años y no es igual en todos los países en los que operamos. Que nuestros modelos de factura se ajusten a la legislación vigente es esencial y eso explica que antes de ponernos manos a la obra con una nueva implementación, antes debamos asegurarnos de que esta cumple con la legalidad. Y esto siempre ralentiza el trabajo.
  • Simplicidad. Hay ideas muy útiles que ayudarían a muchos de nuestros usuarios. Sin embargo, su implantación haría de Debitoor una herramienta cada vez más compleja y no hay nada más lejos de nuestros objetivos, que consisten, fundalmentemente, en hacer de Debitoor un programa de facturación y contabilidad sencillo para autónomos y pequeñas empresas.
  • Innovación. Buscamos siempre las soluciones más avanzadas para gestionar el negocio de un emprendedor. Y esto significa explorar caminos antes no explorados por ningún competidor o usuario. Por parafrasear al famoso editor Jaume Vallcorba, fundador de Acantilado, queremos ofrecer a nuestros posibles usuarios no sólo aquello que desean, sino aquello que todavía no saben que desean.
  • Conciliación de diversas necesidades. Tenemos una amplia gama de usuarios con diferentes necesidades. Algunas son mayoritarias. Otras, no tanto, pero no por ello menos importantes. ¿Cuál elegir? Pues bien, intentamos que sea aquella que no sólo se adapte mejor a un mayor grupo de usuarios, sino también aquella que no signifique una desventaja para otros.
  • Socios e integraciones. Hay plataformas especializadas en tareas como el control de stock, la facturación recurrente o la gestión de pagos online o por domiciliación bancaria, por poner algunos ejemplos. Son servicios muy avanzados y extraordinarios en la mayoría de casos. Así que antes de ponernos a desarrollar una función nueva de gran complejidad y que exige meses de trabajo y de ensayo y error, nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Por qué no aliarnos, esto es, por qué no asociarnos y sumar fuerzas con una integración que nos haga más grandes?
  • La arena competitiva. Ningún negocio transcurre en un vacío social. Debitoor compite con otros programas y forma parte de un ecosistema con diferentes capas: desde el que conforman las empresas que ofrecen soluciones como la nuestra hasta los emprendedores, autónomos y empresas que forman parte de nuestro público objetivo. Tenemos que estar a la altura de nuestro sector y de nuestro tiempo. Y esto tenemos que tenerlo siempre en cuenta cada vez que queremos implementar una nueva sugerencia.

¿Cómo desarrollamos vuestras ideas?

Una vez definidas las prioridades (una difícil decisión para nuestros desarrolladores), lo siguiente es la planificación del trabajo y la programación real de la función.

Nuestros desarrolladores tienen presente en todo momento nuestra premisa esencial, la que da sentido a nuestro programa: que la función sea lo más sencilla posible. En otras palabras: que el usuario no necesite un manual de instrucciones para poder usarla.

Esta es la razón por la que buscamos la participación de nuestros usuarios, pues la implantación de una nueva función constituye para nosotros un proceso de cocreación, y que incluye el uso de:

  • Prototipos. Tal y como hicimos con los albaranes y el buscador de facturas.
  • Versiones beta. Como estamos haciendo ahora con el desarrollo de la nueva app para iOS.
  • Cuestionarios de evaluación.

La interacción continua entre usuarios y desarrolladores es importantísima para este proceso. Solo así podemos llegar a una versión de lanzamiento satisfactoria para los primeros (y para los segundos: pues no hay satisfacción más elevada para un programador que la buena acogida de su producto, resultado de horas y horas de trabajo).

¿Cuáles son nuestros objetivos?

Debitoor es una pequeña empresa, apasionada y fiel a la siguiente misión: ayudar a los autónomos y pequeñas empresas de nuestro país al éxito de su negocio.

Somos conscientes de que contamos con recursos limitados y que tenemos que centrarnos en una serie reducida de proyectos, pero no por reducida menos ambiciosa.

Que no podamos atender ahora a tu petición no significa que no lo vayamos a hacer en el futuro. Así que si recibes una respuesta del tipo "examinaremos tu propuesta y te informaremos si la vamos a implementar" o "esta idea no la tenemos en nuestros planes a corto plazo" no es sinónimo de un "ya te llamaré" y luego nos olvidamos.

Tus ideas y recomendaciones nos interesan. Son nuestra fuente de inspiración y la única forma de seguir desarrollando un programa fiel a nuestros usuarios.

No dudes, por tanto, de lo siguiente: el desarrollo de Debitoor gira a tu alrededor. ¡Gracias por compartir tus ideas con nosotros!

Escrito por Javier LópezJavier López, 1 Noviembre 2016 en Autónomos