Plantillas de factura para transportes de mercancías

El transporte de mercancías por carretera se ha incrementado en el último año. La facturación, en concreto, aumentó un 1,8% en 2015 con respecto al año anterior debido, en buena parte, al abaramiento de los carburantes y de la demanda.

Pues bien, aquellos profesionales y empresarios que se dedican al transporte de mercancías están obligados a llevar una facturación de sus ventas. Lo que quiere decir que necesitan una plantilla de factura porque, en efecto, están obligados a hacer facturas.

El transporte de mercancías, en auge en España.

¿Cómo es una plantilla de factura para transportes de mercancías?

Un modelo de factura para profesionales del transporte de mercancías es el mismo que un modelo de factura estándar para cualquier profesional o empresa. ¿Quiere decir esto que no tiene peculiaridades?

Tener tiene algunas, relativas a la naturaleza comecial del servicio (ciertos servicios que has de facturar) y a su fiscalidad si se trata de exportaciones. Pero veamos, a continuación, los requisitos de una plantilla de factura para transportes de mercancías para hacernos una idea:

  • Factura. Recuerda: siempre, siempre el nombre del documento en el encabezado.
  • Número de la factura. La serie ha de ser correlativa y sin saltos.
  • Fecha de emisión.
  • Datos del cliente: nombre o razón social, dirección, NIF o CIF.
  • Datos del emisor: tu nombre o razón social, dirección y NIF/CIF.
  • Descripción del bien o servicio.
  • Impuestos y tipo de impuestos. Es decir, el IVA (ten en cuenta el IVA transfronterizo en caso de exportaciones) y el IRPF cuando facturas a otras empresas o profesionales.
  • Contraprestación de la operación. Incluye gastos de embalaje y transporte.
  • Importe desglosado y total.

Si te dedicas al transporte de mercancías nacional, recuerda que se aplica el tipo de IVA general (21%).

Pedido, factura y albarán: la trilogía de la facturación en el transporte de mercancías

La facturación en el transporte de mercancías se basa en una suerte de triología o triple alianza: pedido, albarán y factura.

Hay un cuarto elemento, que se llama la factura proforma, que es muy común en el comercio internacional, pero al que ahora no le dedicaremos tiempo (para saber más sobre la factura proforma, te recomiendo leer "¿Para qué sirve una factura proforma?").

El proceso funciona como sigue, en este orden:

  • El pedido es el que inaugura la operación comercial. Ahí constarán las condiciones del servicio, la descripción de la mercancía, el precio, etc.
  • El albarán es el documento que constata la recepción del producto o la prestación del servicio. Aunque es parecido a una factura, su valor es diferente (el albarán no tiene validez fiscal) y sirve de garantía para ambas partes.

El albarán puede ser valorado (con precios) o sin valorar (sin mostrar los precios) y se suele enviar con tres copias: una copia para el vendedor; otra para que la firme el comprador para el vendedor, constatando que se ha recibido la mercancía y que está en orden; y otra para el comprador como garantía.

  • La factura viene después, por lo general. Y es el documento final que formaliza la transacción comercial y la que le da la validez fiscal, pues sin factura no puedes declarar una operación frente a la Agencia Tributaria.

Y no declarar una operación, simplemente, no está bien, por decirlo con suavidad.

Plantillas de factura para transportes de mercancías con Debitoor

Debitoor, nuestro programa de facturación para autónomos y pequeñas empresas, dispone de plantillas de facturas profesionales con las que puedes facturar a tus clientes si te dedicas al transporte de mercancías.

Además, también puedes enviar albaranes y convertirlos luego en facturas para agilizar así el proceso de facturación.

Siempre puedes contactar con nosotros para más información en [email protected].

Escrito por Javier LópezJavier López, 23 Noviembre 2016