Los días de Debitoor

La semana pasada celebramos en Debitoor los "días de la empresa" en nuestra sede central en Copenague.

Esto de los "días de la empresa" es un concepto que a algunos les puede sonar a chino, aunque su origen es más bien angloamericano y nórdico, y en España algunas empresas han empezado a adoptarlo (de una forma, eso sí, muy idiosincrásica).

Este concepto se enmarca dentro de las nuevas formas de buen management de la empresa y se entrelaza con otro: el team building, un concepto que podríamos traducir como "formación del espíritu de equipo".

Y en eso consiste esto de los "días de la empresa": en estrechar los lazos entre compañeros, fomentar la cooperación y el entendimiento entre departamentos y nacionalidades y conocer mejor nuestras fortalezas y debilidades.

Y en esas estuvimos. Y vaya si estuvimos: desde el miércoles por la tarde hasta el viernes por la noche nos embarcamos - sobre todo el viernes - en diversas actividades.

Ahí estuvimos todos los debitoores del mundo: el equipo al completo de Copenhague con todo su colorido internacional (Dinamarca, España, Italia, Francia); los programadores de Kiev; los chicos de Madrid y Berlín; y Jacqui, nuestra representante en Londres.

Este es un pequeño resumen de estos días maravillosos.

Miércoles, dónde estamos y a dónde vamos

El miércoles al mediodía, a eso de las dos, paramos máquinas en Debitoor y nos juntamos en una sala todos los empleados.

Para hacer el encuentro más enriquecedor, después de la presentación de nuestro CEO, Alessandro Justesen Leoni, nos dividimos en grupos interdepartamentales.

No es que en Debitoor tengamos miles de departamentos - somos grandes, ¡pero de espíritu! -, aunque sí que es cierto que en el quehacer diario se establecen divisorias, por lo demás, inevitables (es lo que tiene la división de tareas).

A mí me tocó compartir mesa con dos programadores - Rune (de Copenhague) y Anton (de Kiev) - y dos editores - Lene (de Berlín) y Sergio (del equipo de España en Copenhague). De ahí salieron algunas reflexiones, varias ideas y, sobre todo, un mayor conocimiento de lo que hace cada uno.

Jueves, el día del usuario de Debitoor

En Debitoor nos debemos a nuestros usuarios. Conocer sus necesidades y el medio en que trabajan es vital para nosotros. Es por eso que dedicamos un día completo a la experiencia de nuestros usuarios con Debitoor.

Nos volvimos a dividir en grupos, pero esta vez con diferentes compañeros, de diferentes países y departamentos. Habíamos fijado entrevistas con distintos usuarios de Debitoor en Alemania, España, Reino Unido, Francia e Italia.

Queríamos saber no sólo qué opinaban de Debitoor, sino también sus necesidades y deseos como usuarios y como hombres y mujeres de negocios.

company_days_10.jpg

Se nos fue toda la mañana así. A algunos apenas les dio tiempo a comer, pues nos habíamos impuesto un calendario exigente. Pero valió la pena y el resto del día dio mucho de sí: dimos rienda suelta a nuestra imaginación a partir de las entrevistas que habíamos tenido con nuestros usuarios.

De ahí salieron grandes ideas, muy innovadoras, bajo el lema "think big". A la tarde las expusimos en pleno e iniciamos un debate y votaciones. Algunas acapararon más atención que otras, por su novedad y creatividad; pero ninguna dejó indiferente a nadie.

company_days_9_0.jpg

¿Qué sacamos de ahí? A primera vista muchas ideas que no sabemos si algún día las podremos poner en práctica. En esas estaremos en los próximos meses.

Lo que está claro es que, más allá de cualquier gran idea que pueda revolucionar el mercado, conseguimos cumplir nuestro objetivo principal: es decir, fortalecer la cohesión y el entendimiento entre los diferentes miembros del equipo de Debitoor y sus distintos departamentos.

En esto último el día fue un éxito arrollador.

Viernes, nuestro día

El último día cambiamos los ordenadores por remos, la oficina por el campo y el río y el restaurante desabrido de la empresa por una sabrosa barbacoa.

Pasamos el día completo haciendo distintas actividades, fomentando el espíritu de cooperación y competitividad entre los compañeros.

Lo pasamos en grande.

company_days_1.jpg

La elite de la elite, preparada para la acción. Chalecos salvavidas, remos profesionales... Ni los equipos de remo de Oxford y Cambridge juntos nos hubieran hecho sombra.

Escrito por Javier LópezJavier López, 22 Septiembre 2015 en General