Emprendedores sin fronteras

Pregunta de algunos usuarios: "¿Por qué no se puede utilizar Debitoor España en inglés o alemán si la aplicación está disponible en Reino Unido y Alemania?".

Pues sí, para qué negarlo, a veces nos hemos encontrado con esta clase de preguntas (en un español menos vertebrado) por parte de algunos usuarios de otros países que llevan un negocio en España y eso de llevar las cuentas en español todavía no se les da bien.

España es un país que no sólo recibe muchos turistas, sino también a emprendedores de otros países enamorados de su buen clima, sus costumbres alegres y una idea de negocio que puede tener mucho éxito en nuestro país.

Este no sólo es un fenómeno exclusivo en España: en ciudades internacionales como Londres, Berlín o París no son pocos los emprendedores de diferentes nacionalidades cuya principal barrera, aparte de la burocrática, es el idioma local. ¿Por qué no ponérselo fácil?

Eso es lo que hemos hecho en Debitoor, poner un granito de arena a esta internacional de emprendedores que poco a poco se teje en ciudades cosmopolitas de todo el mundo.

Por lo que ahora cualquier usuario de Debitoor en España, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia podrá seguir usando nuestra aplicación en uno de los cinco grandes idiomas europeos (inglés, alemán, francés, italiano y español), además del ruso, sueco, noruego y danés.

Ya no importa si eres inglés, americano, ruso, francés o alemán. Ya no tienes excusas para no utilizar Debitoor España en tu idioma. Y nota a los españoles que vagáis por los mundos de Debitoor: ya podéis llevar vuestra facturación y contabilidad en vuestro idioma allá donde tengáis una cuenta de Debitoor.

Cómo cambiar de idioma en Debitoor

Has de dirigirte a "Configuración", en la parte superior derecha de la página de inicio, y a continuación hacer clic sobre "Cuenta".

b-spain-multidioma-2015-10-30_0.jpg

En la primera sección ("Tu cuenta"), tendrás la opción de cambiar el idioma.

b-spain-multilengua-2-2015-11-03_0.jpg

Ya lo tienes. Una frontera menos.

Escrito por Javier LópezJavier López, 3 Noviembre 2015