¿Cómo aplicar el IVA transfronterizo en una plantilla de factura?

Uno de los contenidos básicos, imprescindibles, de una plantilla de factura son los impuestos que se aplican en los servicios o bienes que se venden.

Ya sea de forma manual, Excel, Word o un programa de facturación, la norma es la misma: en la factura se ha de consignar el tipo de impuesto y la cuota tributaria, que es la cantidad del impuesto que se suma al importe bruto o base imponible, para ser más exactos.

En una plantilla de factura se ha de consignar el IVA transfronterizo siguiendo las reglas fijadas

¿Cómo consignar el IVA transfronterizo en una plantilla de factura?

Lo dicho hasta aquí deja, ahora bien, una pregunta en suspenso: ¿cómo reflejar el IVA transfronterizo en un modelo de factura?

Entendamos, en primer lugar, por IVA transfronterizo las normas que fijan la aplicación de este impuesto en las transacciones internacionales.

Esta norma también incluye a la que regula el IVA intracomunitario, que es el que afecta a los intercambios comerciales entre países de la Unión Europea.

Para evitar confusiones, solo nos centraremos en los intercambios entre España y aquellos países que no forman parte del Espacio Económico Europeo (EEE), a saber, los 28 países miembros de la UE más Noruega, Islandia y Liechtenstein.

En otras palabras, hablamos de intercambios con países como Estados Unidos, Marruecos, China, Turquía y México, por citar a los cinco más importantes.

¿Qué reglas hay que tener en cuenta? Te las explicamos a continuación:

  • Ventas de bienes y servicios. Siempre sin IVA, ya sea tu cliente un particular, empresa o profesional. En otras palabras, en el momento de hacer la factura, no has de sumar el IVA que sí se aplicaría de hacer la venta dentro de España.

En el caso de servicios, si tu cliente va a usarlo en otro país de la UE puede que tengas que consignar el IVA. En el caso de bienes, puedes deducirte el IVA de los materiales que hayas usado para su fabricación.

  • Compra de bienes. Si el fin es comercial, has de pagar el IVA en el punto de importación, esto es, a la Agencia Tributaria española.
  • Compra de servicios. Has de pagar el IVA del servicio correspondiente en España a través de lo que se conoce como inversión del sujeto pasivo. Después puedes deducirte el IVA.

Estas son las reglas que has de tener en cuenta en tu facturación tanto para emitir facturas como hacer compras en un país que no forme parte del Espacio Económico Europeo.

Escrito por Javier LópezJavier López, 24 Octubre 2017