Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

Los pagos mensuales de un autónomo

La cuota de autónomo, gestoría, suministros, licencias de softwares... son muchos los gastos fijos que un autónomo debe afrontar mes a mes.


Los autónomos tienen que hacer frente cada mes distintos a pagos fijos. La cantidad va variando de autónomo en autónomo, por lo que no todos tienen que pagar nóminas (si no tienen trabajadores a su cuenta) o el alquiler de un despacho (si trabajan desde casa).

Sin embargo, hay una serie de pagos que, con independencia de variables como el de tener trabajadores a cuenta o pagar el alquiler de un local, son ineludibles para todos los autónomos.

Los autónomos deben afrontar mensualmente distintos pagos

La cuota de autónomo

La cuota de autónomo es el principal gasto mensual que debe afrontar cualquier autónomo.

Su coste suele acercarse, en su cuota mínima, a los 300 euros al mes (va subiendo cada año por decreto del Gobierno). Los autónomos que comienzan puede solicitar la tarifa plana de 60 euros al mes.

La gestoría

Es difícil ser autónomo en España sin contar con el apoyo de una gestoría o asesor. Desde la alta de autónomo hasta las obligaciones fiscales, el trabajo de una gestoría es esencial.

El gasto suele variar de municipio en municipio, pero rara vez está por debajo de los 30 euros.

Sobre la importancia de contar con un asesor o gestoría puedes leerte: ¿Es necesario un asesor para hacerse autónomo?

Suministros de luz, agua, gas, teléfono e internet

Aun sin contar con un local o despacho alquilado, hay que pagar los gastos de luz, agua y quizá también gas que se consumen mientras se trabaja desde casa.

También está el teléfono e internet, que suelen venir en el mismo pack, y cuyos gastos pueden variar entre los 30 euros (cuando hay ofertas) y los 50 o 60 euros fijos al mes.

Todos estos gastos se pueden deducir, en principio, en el IRPF hasta un 30%, según la ley del autónomo de 2017.

No obstante, su deducción no es automática y la Agencia Tributaria es muy severa con los requisitos. El servicio de una gestoría, por remitirnos al punto anterior, es muy útil para estos casos.

Licencias de softwares, dominio o hosting de internet

Cualquier autónomo ha de usar un sofware para su actividad, por muy manual o analógica que esta sea. Softwares como un programa de facturación son hoy en día ineludibles si uno quiere salir bien al paso de algo aparentemente tan sencillo como hacer facturas.

El pago de un dominio o hosting de internet resulta también un gasto más a sumar cada mes. Hoy en día casi todos los servicios, por muy físicos o presenciales que sean, se encuentran más fácilmente en internet.

Por último, debemos destacar el material de oficina - aunque no se trabaje en una oficina - que también puede ocasionar gastos fijos mensuales.

Gastos adicionales de un autónomo

Aparte de los citados, hay otra serie de gastos que varían de autónomo a autónomo y que depende de las características propias de la actividad:

  • Costes de transporte y desplazamiento.
  • Dietas.
  • Compra de género.
  • Seguros.

Para acabar, hemos decidido no mencionar el pago de impuestos o los gastos relacionados con las transacciones bancarias.

El pago de impuestos rara vez es una obligación mensual - más bien trimestral - y, estrictamente hablando, no podemos considerarlo un gasto, pues es algo que no pertenece al autónomo como tal.

Respecto a los gastos derivados de las transacciones bancarias, hoy en día muchas entidades bancarias ofrecen cuentas libres de comisiones y gastos fijos a autónomos y empresas.

Datos Generales Debitoor es un programa de facturación ideal para pequeñas empresas y autónomos. Es fácil e intuitivo. Comienza ahora gratis.