¿Es necesario un asesor para hacerse autónomo?

Un asesor es el mejor guía para iniciarte por el camino del emprendimiento. Actúa como una autoridad. Y la autoridad, como indica su etimología latina, viene de augeo: ayudar a crecer. 

La pregunta puede resultar hiriente y, ciertamente, provocadora. Especialmente para un sector en transformación como es el de las asesorías o gestorías. 

Así que para curarnos en salud y evitar desde un principio polémicas innecesarias aclararemos lo siguiente: sí, un asesor o gestoría son necesarios para hacerse autónomo. Y es por eso que en los programas de facturación y contabilidad más avanzados existe un módulo para asesores.

PRUEBA DEBITOOR Y CONECTA CON TU ASESOR

¿Por qué un asesor es necesario para hacerse autónomo?

Esto se verá mejor con un ejemplo: tienes una idea genial de negocio y vas a implementarla. Empiezas a comprar herramientas, a buscar a tus proveedores, clientes, etc. 

faq-spain-asesor-autonomo.jpg

En un alarde de suerte (y la suerte no siempre es buen alarde), empiezas incluso a recibir tus primeros encargos. Incluso has empezado a mover la maquinaria, es decir, a mover dinero. Has enviado o recibido una factura. Y lo más grande: la has facturado; el dinero está en tu cuenta (o en la de tu proveedor). 

Pero... has olvidado lo más básico: darte de alta de autónomo en la Seguridad Social y en Hacienda. Vas corriendo a las oficinas - o lo haces por internet, rellenando el modelo 037 - y ahora es cuando te asaltan los problemas: has facturado antes de darte de alta (y la fecha así lo constata), por lo que allí ya hay algo que huele mal (a sanción, por ejemplo; o a la no posibilidad de desgravarte ciertos gastos). 

Y para rizar aun más el rizo, te dedicas a ciertos sectores donde hay ciertas regulaciones que no conoces. Y resulta que has puesta ya en marcha la maquinaria de tu negocio sin atender a esas regulaciones. Por lo que empiezan a caer los palos de la administración cuando menos te lo esperas (papelito por aquí, papelito por allá, y un etcétera caro y doloroso). 

En resumen: has invertido dinero, esfuerzo y tiempo y ahora estás lleno de problemas o dudas (cuando no deudas) hasta arriba. Incluso puede que tu negocio no pueda seguir porque no cumples tal o cual regulación del reglamento tal de la administración cual. 

Un asesor ayuda a crecer a un autónomo

Conclusión: para eso te sirve un asesor. No sólo para arreglarte los papeles de la alta, sino para tener en cuenta ciertos aspectos como los siguientes: 

  • Qué regulaciones, disposiciones, etc., has de cumplir. 
  • Te evita posibles sanciones económicas derivadas de no cumplir una de esas regulaciones u otros aspectos no menos importantes (como el de facturar sin haber estado dado de alta antes). 
  • Te aportará una visión más completa de tu negocio (el sector al que te vas a dedicar, por ejemplo). 
  • Te ayudará también en tu plan de negocio, una herramienta básica y fundamental para iniciarte en el mundo del emprendimiento. 
  • Te ayudará a seguir: empezar es fácil. Poner la primera piedra lo puede hacer cualquier. Colocarla en el lugar correcto y poner las siguientes piedras ya es más difícil. Y en eso el asesor será un buen guía. 

Un autónomo que echa a andar ha de aprender a ser como tal: es decir, a ser autónomo. Y eso se aprende con experiencia y guía. Y qué mejor guía que un asesor, que reúne esos dos elementos, además de su autoridad.

Recordaba un vez el filósofo Fernando Savater que autoridad viene de augeo: ayudar a crecer.  Y un autónomo necesita una autoridad, un asesor, para su auge.