Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

El trabajo autónomo y la economía social

La economía social ha significado una oportunidad para muchos trabajadores expulsados del mercado de trabajo. Muchos de ellos regresan como autónomo y montan una sociedad con fines sociales y solidarios.


El trabajo autónomo y la economía social están estrechamente ligados.

Muchas entidades que conforman la economía social - cooperativas, sociedades laborales, empresas de trabajo asociado - suponen una salida o, mejor dicho, una entrada al mercado laboral en forma de autoempleo o trabajo autónomo.

En otras palabras, muchos trabajadores que han sido expulsados del mercado laboral buscan alternativas como la economía social para regresar, ya sea montando una cooperativa o una sociedad laboral.

El trabajo autónomo y la economía social van cogidos de la mano

Ley de fomento del trabajo autónomo y de la economía social

Que el trabajo autónomo y la economía social son dos campos estrechamente unidos lo demuestra el hecho de que en 2015 se aprobara en España la Ley de fomento del trabajo autónomo y la economía social.

Ya en el preámbulo de la Ley, el legislador se proponía aunar la economía social y el trabajo autónomo como una forma de combatir la crisis económica que entonces sufría el país.

El propósito era, pues, doble: por un lado, mejorar las condiciones del autoempleo (trabajo autónomo) e impulsarlo y, por otro lado, facilitar las actividades solidarias integradas en la economía social, fuente de creación de empleo e inclusión social.

Los resultados, resumidos, fueron los siguientes:

  • La tarifa plana para nuevos autónomos.
  • La capitalización del 100% del desempleo para iniciar una actividad.
  • Los autónomos dependientes (TRADE) podrán contratar a trabajadores en casos de conciliación familiar y laboral (embarazo, maternidad / paternidad, etc.).
  • Bonificación del 50% de la cuota de autónomo para los autónomos colaboradores durante los primeros 18 meses.
  • Economía social: bonificaciones a los nuevos socios que se incorporen a entidades de la economía social.

Ser autónomo en la economía social

La economía social es una fuente de oportunidades para los nuevos autónomos. Formar una cooperativa o una sociedad laboral, desde el punto de vista económico, sale más a cuenta que trabajar de manera individual o formar una sociedad convencional.

Además, la economía social aporta, valga la redundancia, un aliciente social más: la actividad está más orientada a las necesidades humanas que no al lucro; debe promover la solidaridad, la cohesión social, la igualdad de oportunidades y la inclusión social.

Desde un punto de vista jurídico, para la constitución de determinadas entidades propias de la economía social - cooperativas, sociedades laborales - es necesario que algunos socios se den de alta como autónomos.

Sociedades Laborales

No todos los socios trabajadores de una sociedad laboral deben hacerse autónomos.

Según los últimos cambios legislativos, si un socio trabajador tiene al menos el 50% del capital social (junto con el de su cónyuge y parientes por consanguinidad, afinidad o adopción hasta el segundo grado), entonces deberá estar dado de alta como autónomo.

En tal caso, el socio trabajador se deberá registrar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y pagar la correspondiente cuota de autónomo.

Cooperativa

El Ministerio de Trabajo informa en su guía que los socios trabajadores de cooperativas pueden elegir entre dos modalidades:

  • Ser trabajadores por cuenta ajena.
  • Ser autónomos.

En el caso de elegir ser socio autónomo, al igual que en una sociedad laboral, se deberá cotizar como tal y cumplir con las debidas obligaciones fiscales del autónomo.

Ahora bien, las obligaciones fiscales de un socio trabajador autónomo, ya sea en una sociedad laboral o en una cooperativa, no se pueden confundir con las obligaciones de la propia sociedad laboral o cooperativa.

En ambos casos, tanto la sociedad laboral como la cooperativa tienen que llevar su propia tributación, así como su propia facturación y contabilidad.

Datos Generales Debitoor es un programa de facturación con el que cooperativas y sociedades laborales pueden gestionar su facturación de forma fácil e intuitiva.