Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

Los autónomos y la economía digital: oportunidades y amenazas

La economía digital ha traído un abanico enorme de oportunidades para los autónomos. Pero como en toda revolución, en esta, la digital, también hay amenazas y perdedores.


La economía digital ha inaugurado una nueva forma de producción, consumo y distribución. La irrupción de las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento así lo han hecho posible.

Pero hay algo más: no sólo cambian las formas de producción y consumo. También lo hacen los modelos de negocio, los bienes y servicios, el empleo y la forma de tasar la actividad (la fiscalidad).

Y eso sin salirnos del terreno estrictamente económico. Dando un salto a lo social, la economía digital también ha afectado a nuestros estilos de vida y la forma de comunicarnos. La política tampoco ha escapado a este influjo.

La economía digital es una gran oportunidad para los autónomos

Economía digital y digitalización

Conviene no confundir la economía digital con la digitalización de la economía. La economía digital hace referencia a nuevas formas de producción y consumo y nuevos modelos de negocio como el e-commerce o el cloud computing (computación en la nube).

Sin duda, la digitalización está acelerando la transformación de sectores tradicionales, que ya no escapan, ni los más exóticos, al embrujo de lo digital.

Eso ha dado lugar a nuevas formas de economía digital como la publicidad online o el e-learning que, aunque guardan una relación con sus formas tradicionales, han cambiado completamente su sustancia.

Los autónomos ante la economía digital

¿Y qué hay de los autónomos? Sin duda, la digitalización les ha afectado como a todo el mundo, aunque los datos sobre la digitalización de los autónomos en España indican que todavía queda mucho por hacer.

Aun así, la economía digital ha emergido como una gran oportunidad para aquellos aventureros y emprendedores henchidos de creatividad y ambición.

Así lo muestran nuevos oficios y los que vendrán. Así como las grandes empresas tecnológicas que empezaron a gestarse en las cabezas de jóvenes entusiastas sin empleo asalariado o con ganas de prescindir de un jefe.

Sin embargo, la economía digital también trae amenazas como la precarización o el abaratamiento de los servicios, que hacen que nuevos oficios digitales con gran potencial de desarrollo no acaben de despegar o, cuando lo hacen, pierdan todo el atractivo inicial.

Los autónomos y la economía digital: grandes oportunidades

Las grandes oportunidades empiezan por las nuevas formas de empleo no sólo asalariado sino también por cuenta propia que permite la era digital.

De lo digital han emergido nuevos oficios que hace veinte años no existían ni se podían imaginar. Es más que probable que en los próximos veinte años aparezcan nuevos oficios aun inimaginables.

Las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento son un filón para los autónomos, siempre y cuando sepan estar al día de lo que acontece en el universo digital.

Big data, inteligencia articial, marketing y analítica son oficios que no deberían sonar a chino a los autónomos. De momento, el e-commerce parece ser el mejor modelo de negocio que se adapta a su perfil: menos costes de inversión y mantenimiento y una mayor facilidad para acceder a potenciales clientes cuentan entre sus fuertes.

Los autónomos y la economía digital: sus amenazas

La principal amenaza que se cierne sobre los autónomos viene por el lado de la precarización. Plataformas online como Uber o Deliveroo han impulsado la figura del falso autónomo en España, que todavía está en litigio en los tribunales.

Como recuerda el premio Nobel Jean Tirole en La economía del bien común, "el trabajo autónomo no es nuevo". Lo que sí es nuevo es que "el trabajo autónomo, así como la división del trabajo en microempleos, es hoy cada vez mayor".

La economía digital permite subdividir la producción en tareas elementales, lo que ha llevado al exsecretario de Estado de Estados Unidos durante la presidencia de Clinton, Robert Reich, a hablar de la "economía del reparto de los restos".

Las principales víctimas de esos restos es el trabajador autónomo. O, mejor dicho, el nuevo trabajador autónomo nacido de la economía digital.

No deja de preguntarse qué ocurrirá con el empleo asalariado. Pero a juzgar por el ímpetu que está cobrando el trabajo autónomo en la nueva era digital, la pregunta que se antoja ahora es: ¿qué será de los autónomos?

Datos generales: El programa de facturación de Debitoor dispone de varios servicios digitales en uno: facturación online y en el móvil, pagos online y conciligación bancaria digital. ¡Comienza ahora gratis!