Glosario
Glosario de contabilidad
Financiación básica

Financiación básica - ¿Qué es la financiación básica?

Está formada por el patrimonio neto y la financiación ajena a largo plazo. Su finalidad es cubrir el activo no corriente y parte del corriente.

Descubre más sobre financiación de tu empresa con el concepto de autofinanciación.

La financiación básica de una empresa es la forma en que esta financia su actividad y está formada por dos elementos:

  • El patrimonio neto o recursos propios.
  • El pasivo o recursos ajenos de la empresa, también conocido como financiación básica ajena.

La contabilidad de la financiación básica

El Plan General de Contabilidad reserva el grupo 1 para anotar este tipo de financiación.

El grupo 1 está formado por los recursos propios de la empresa no exigibles (capital, reservas, subvenciones, donaciones, etc.) y el pasivo.

En otras palabras, en la contabilidad de la financiación básica se ha de anotar, en el mismo grupo - grupo 1 - la financiación básica de la empresa, tanto la propia como la ajena.

La financiación básica ajena

Es uno de los componentes de la financiación básica. Está formada por recursos ajenos, esto es, recursos que provienen de terceros y que financian la actividad de la empresa a largo plazo (supera el año natural).

Se trata de recursos exigibles por terceros (son una deuda), aunque en este mismo concepto también se incluyen donaciones y subvenciones, que son recursos no exigibles.

Como el pasivo puede subdividirse en dos - pasivo no corriente y pasivo corriente - en la financiación básica ajena solo se tiene en cuenta los recursos permanentes (a largo plazo), es decir, el pasivo no corriente.

La financiación básica propia

La forma el patrimonio neto, es decir, lo que también se conoce como fondos propios de la empresa.

Se les conoce así porque proviene de los mismos socios y, por tanto, son recursos no exigibles (no se deben devolver a ningún tercero) y permanentes (sirven para el funcionamiento a largo plazo de la actividad).

La financiación básica propia no tiene tampoco coste financiero, aunque contablemente se considera una deuda para con los socios.

Se usa, junto a la financiación básica ajena, para financiar el activo fijo o no corriente y parte del activo circulante o corriente, es decir, los bienes o derechos que permiten el funcionamiento de la empresa.

Ejemplos de financiación básica

Como ejemplos de financiación básica ajena tenemos:

  • Préstamos y créditos bancarios que cumplen más allá de un año.
  • Donaciones.
  • Subvenciones.

Como ejemplos de financiación básica propia podemos destacar:

  • Las aportaciones de capital de los socios.
  • Las reservas o beneficios no distribuidos entre los socios y accionistas.