Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

Copywriting para autónomos

En la era digital, las palabras también venden. Aprende cómo seducir a tus clientes con unas reglas básicas de redacción.


En un mundo dominado por la digitalización, la palabra ha emergido como una herramienta poderosa en diferentes ámbitos, entre ellos, el comercial.

Por mucho que hayas oído hablar que la gente cada vez lee menos, resulta que ocurre todo lo contrario: cada vez la gente lee más. También tus clientes.

Centrémonos ahora: eres autónomo y necesitas una web y saber llegar a tus clientes o potenciales clientes con buenos mensajes. Mensajes creativos, seductores.

Y haces bien si esta es tu preocupación: hoy en día una página web es la mejor forma de hacer llegar tus servicios a los clientes.

Redacta textos claros a tus clientes para vender mejor tus servicios

1) Escribe claro

¿Te preocupa que tu mensaje no sea lo suficientemente creativo? Pues bien, prueba con esto: empieza por escribir claro.

Hay muchos profesionales que se esmeran por ser creativos y a veces lo son tanto que nadie se sabe realmente de lo que están hablando. Impresionan, sí, pero el mensaje se pierde entre tanto fuego de artificio.

Escribir claro no significa escribir bien en el sentido literario o creativo del término. Significa que la persona que te lea te entienda.

Así lo resume el periodista Jordi Pérez Colomé en su libro Escribir claro: "La claridad es el mejor método para hacerse entender".

La creatividad, las frases bonitas, etc., vendrán con el tiempo, cuando uno coja práctica o si uno contrata a un redactor creativo, que para eso están.

Mientras tanto, intenta aplicar las siguientes reglas para escribir claro:

  • Usa un lenguaje natural, directo, sin rodeos.
  • Si puedes usar una palabra corta en lugar de una larga, úsala.
  • Si crees que sobra una palabra o frase, quítala.
  • No abuses de los extranjerismos. El castellano es un idioma rico. En este sentido, ante la duda, consulta la Fundéu.
  • Párrafos siempre cortos. De dos o tres líneas. Cuatro también se aceptan.
  • Emplea puntos de enumeración para resaltar lo más relevante, como estamos haciendo aquí.

2) Escribe para tu cliente

Conoce a tu audiencia. Ya tienes el producto o el servicio que quieres vender o promocionar, lo que te da una idea también del tipo de cliente que estará interesado.

Eres autónomo y quizá no tengas tiempo para sondear a tu audiencia. Pero eso no es excusa para no hacer un pequeño esfuerzo para conocerla.

Pregúntate cosas como:

  • ¿Por qué está buscando este tipo de servicio?
  • ¿Cuáles son sus intereres y preocupaciones?

Puedes encontrarte con un tipo de cliente bastante heterogéneo. Imagínate que lo tuyo es promocionar un programa de facturación como Debitoor para autónomo o pequeñas empresas. Lo que define entonces a la audiencia es eso: son autónomos y pequeñas empresas.

Descubre qué es lo que más motiva a este tipo de audiencia, sus preocupaciones, lo que realmente busca en un software de hacer facturas (aparte de hacer facturas).

3) Escribe en el idioma de tu cliente

El habla en general de la calle se ha estandarizado. Pero todavía quedan nichos o jergas relativos a determinados sectores, servicios, oficios, etc.

Una forma de averiguarlo es consultar comentarios, opiniones o foros sobre tu producto o parecidos para encontrar las palabras o expresiones que emplean.

Recuerda siempre usar un lenguaje natural y directo, que es como habla la gran mayoría de la gente, pero sin caer en vulgarismos.

4) El medio es el mensaje (y el estilo)

No es lo mismo redactar el contenido promocional de una web, un blog con información, una newsletter, una landing page o una campaña de Facebook.

Algunos requerirán un estilo más promocional o publicitario y otros uno más informativo o narrativo. Cada medio impone su estilo y es recomendable distinguirlos.

5) ¿Cuál es el objetivo?

Pregúntate qué quieres conseguir con ese texto. Si el objetivo es informar a tus clientes sobre su sector (con un blog, por ejemplo) no escribas como si estuvieras mandándoles una promoción del 25% de descuento el primer año y de regalo una vajilla de plata.

Determinados textos requerirán un determinado tono más distendido y narrativo (una historia, por ejemplo) y otros un tono más directo y promocional. Piénsalo bien y pregúntante siempre qué es lo que pretendes conseguir antes de ponerte a escribir.

6) No todo va a ser vender

No seamos ingenuos: un autónomo no está sobrado de tiempo para ponerse a escribir por amor al arte. La escritura estará siempre orientada, de alguna manera, a la venta de un servicio o producto.

Eso no quiere decir - siempre que el tiempo te lo permita - que no puedas abrir canales de comunicación para llegar mejor a tus clientes. Eso puede ser un blog con información, consejos, etc., a clientes.

Ahora bien, antes de ponerte manos a la obra, calcula el tiempo que tienes: no empieces con un blog, escribas una entrada de presentación y luego lo dejes dormirtar por tiempo indefinido. Trata de mantenerlo actualizado (una vez a la semana está bien).

¿Quieres ir un peldaño más allá? Entonces echa un vistazo a nuestro artículo: 10 nociones básicas de SEO para tu negocio.