Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

¿Cuántos autónomos hay en España y cómo son?

Con cerca de 3,2 millones de registrados en el RETA, el número de autónomos en España sigue siendo casi el mismo desde que estalló la crisis a finales de 2008. Al acabar 2018, cuando la economía lleva ya más de cuatro años en fase de crecimiento, pocas cosas han variado. Los autónomos siguen siendo mayoritariamente hombres, se dedican al sector servicios y no tienen empleados a su cargo.


El número de autónomos en España se ha mantenido constante en los últimos años. Desde que estalló la crisis económica en otoño de 2008, el número de autónomos propiamente dichos no solo no ha aumentado, sino que ha disminuido hasta mantenerse igual.

Si 2008 cerraba con 2.141.717 de autónomos, 2018 cerró en torno a los 2 millones (1.993.902, a fecha de diciembre de 2018), según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

¿Pero cómo son estos autónomos? ¿A qué se dedican? ¿De dónde provienen? ¿Qué edad tienen? ¿Cuantos asalariados tienen a su cargo? Antes de responder a estas preguntas, corresponde aclarar qué entendemos por autónomos.

Radiografía de los autónomos en España y su evolución (2008-2016)

¿Ha crecido el número de autónomos con la crisis?

Se oye decir con frecuencia que en España hay más de 3 millones de autónomos. La cifra es cierta, pero requiere matices: al acabar diciembre de 2018, había alrededor de 3,2 millones de altas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

No obstante, autónomos propiamente dichos son menos: 1,9 millones. Por la expresión "autónomos propiamente dichos" se entiende a autónomos que no pertenecen a "sociedades mercantiles, cooperativas ni otras entidades societarias".

También quedan excluidos de esa denominación los que "figuran como colaboradores familiares (autónomos dependientes) y los que están registrados formando parte de algún colectivo especial de trabajadores", según el ministerio del ramo.

Menos autónomos que en 2008

En conjunto, al término de 2018, había 3.255.739 de altas en el RETA. Comparado con 2008, se trata de una cifra similar, por no decir inferior: en el año que arrancó la crisis, había 3.338.464 de altas en el RETA.

En otras palabras, que en contra de lo que se oye o se lee, el número de autónomos no ha aumentado con ni por la crisis.

Incluso siendo rigurosos y tomando como fecha de finalización de la crisis el año 2014, que fue cuando se consolidó el crecimiento del PIB que había empezado en el tercer trimestre de 2013, el número de autónomos se mantuvo prácticamente igual: 3.076.495, de los que 1.923.955 eran autónomos propiamente dichos.

¿A qué se dedican los autónomos en España?

Centrándonos en los últimos datos estadísticos al acabar 2018, podemos observar que la mayoría de los autónomos (el 73,2%), se dedican al sector servicios y que la industria es el sector que menos autónomos ocupa (4,4%).

Desglosados por sectores, los autónomos propiamente dichos en España se ocupan de la siguiente manera:

  • Agricultura: 11,5 %.
  • Industria: 4,4%.
  • Construcción: 10,9%.
  • Servicios: 73,2%.

Esta división de la ocupación por sector se matienen prácticamente igual si miramos el cuadro a nivel global. No obstante, las piezas se han ido moviendo, sobre todo por lo que hace al sector de la construcción.

La crisis se cebó especialmente con estos autónomos, que se redujeron a un tercio en 2018 con respecto a 2008 (pasaron de 304 mil a 210 mil). En porcentajes, en 2008, el 14,2% se dedicaba a la construcción.

El sector más beneficiado ha sido el de servicios: en 2008 representaban el 66,3% de los autónomos, siete puntos menos que en 2018.

¿Tienen los autónomos sexo?

Las mujeres representan el 35,3% de los autónomos al acabar 2018. En este sentido, la evolución ha sido positiva con respecto a 2008, cuando el 31,7% de las mujeres se dedicaban al trabajo por cuenta propia.

No obstante, es una evolución de apenas 3 puntos, que al agrandar la lente de este cuadro general apenas se detecta cambio alguno:

  • Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en el sector de la construcción (3,7%). Casi la misma proporción que en 2008 (3,6%). En el resto de sectores también están menor representadas, siempre por debajo del 40%, salvo en los los servicios (un 41,9% en 2018).
  • Por comunidades autónomos, Galicia y Asturias son las comunidades autónomas donde las mujeres tienen más representación (40%).

¿Qué edad tienen los autónomos?

Por edad, casi la mitad de los autónomos tiene entre 40 y 54 años. Entre los menores de 25 años es más difícil encontrar autónomos (1,9%), lo que afianza una correlación fuerte entre ser autónomo y tener experiencia laboral.

¿Algún cambio significativo con respecto al año en que arrancó la crisis? Sí, uno: y es que en 2008 eran más los jóvenes menores de 25 años que se dedicaban a la construcción.

Si en 2008, eran alrededor de 13.000 los jóvenes de entre 16 y 25 años que trabajaban como autónomos en la construcción, en 2018 esta cifra descendió a 2.833.

Es un dato muy significativo, en línea a lo oído y leído en estos años: que los jóvenes preferían dedicarse a la construcción que seguir, por ejemplo, una carrera universitaria o apostar por un ciclo formativo con más perspectivas.

¿Son los autónomos buenos empleadores?

La gran mayoría de autónomos no tienen empleados a su cargo. Nada más ni nada menos que el 78,2% al acabar 2018. Se trata de una cifra menor que en 2008, cuando el 80,8% no tenía ningún asalariado a su cuenta.

Se trata de una diferencia poco significativa con 2008 y que ha ido aumentando en los dos últimos años (en 2016 eran el 74%).

Pocos autónomos pluriactivos

La gran mayoría - la arrasadora mayoría - no son pluriactivos (un 93,9%). Lo que indica que son muy pocos los autónomos que trabajan también por cuenta ajena.

El porcentaje apenas ha variado con 2008, cuando había prácticamente el mismo número que entonces.

Los autónomos y la cotización: siempre por la mínima

Hay costumbres que no han cambiado en estos últimos años, cuando no han empeorado: el 86% de los autónomos cotizan por la base mínima. En 2008, se trataba del 80,1%.

Y ahora como entonces, los autónomos van aumentando su base de cotización cuando se van acercando a la edad de jubilación, especialmente a partir de los 55 años.

Una costumbre que es de suponer vaya cambiando en los próximos años, debido a los cambios en las bases para percibir una pensión (que se han ampliado), y que lleva a algunas asociaciones de autónomos como el ATA a recomendar a los autónomos que elijan una base de cotización coherente con sus ingresos.

¿Es el trabajo autónomo un trabajo estable?

La última pregunta que se antoja es si ser autónomo es una apuesta estable en España. De momento, las estadísticas muestran que la mitad de los autónomos (en torno al 54,7%) tiene una antigüedad superior a los 5 años.

Es un porcentaje que no ha variado apenas con los años (en 2008 era del 54,8%) y que indica que ser autónomo es un trabajo tan estable ahora como cuando estalló la crisis.

Fuentes: