Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

Cómo hacer un albarán

Un albarán es un documento que justifica la entrega de un bien o servicio. Un albarán puede entregarse sin valorar o valorado. No puede sustituir a una factura.


El albarán es un documento de carácter mercantil que prueba la entrega de un bien o servicio. Su uso no es obligatorio - no hay ninguna disposición legal que así lo exija - pero está muy extendido especialmente en sectores de entrega de bienes.

Con el programa de facturación Debitoor puedes hacer albaranes y convertirlos en factura

Qué es un albarán y para qué sirve

Como comentábamos, se trata de un documento que acredita la entrega de un pedido. Se trata, en definitiva, de una garantía tanto para el comprador como para el vendedor.

Para el vendedor, porque prueba que el pedido se ha entregado sin problemas - cuando el comprador lo firma - y, por tanto, puede emitir la factura.

Para el comprador, porque, en caso de una entrega defectuosa, el albarán le serviará para poder reclamar al vendedor.

Tipos de albaranes

Los albaranes se pueden agrupar en dos tipos:

  • Albarán valorado. Es el albarán que se entrega mostrando los precios.
  • Albarán sin valorar. Es el albarán que no muestra los precios. Generalmente, porque el receptor de la mercancía, por motivos comerciales, no debe conocer los precios de los productos.

Modelo de albarán o cómo hacer un albarán

Para confeccionar un albarán, este ha de reunir los siguientes elementos:

  • Número de albarán. Es importante como referencia tanto para el vendedor como el comprador.
  • Fecha de albarán.
  • Datos del vendedor (nombre y apellidos o razón social, dirección y CIF/NIF).
  • Datos del comprador o destinatario de la mercancía.
  • Descripción de los bienes.
  • Firma del destinatario.

Dependiendo de si el albarán es valorado o no se indicarán también los precios y el importe final, así como el tipo de IVA.

Albarán valorado generado con el programa de facturación de Debitoor

Diferencia entre albarán y factura

Una factura y un albarán no se pueden confundir. Sirven para cosas distintas y - lo más importante - solo la factura tiene validez fiscal.

Esto último es relevante para el vendedor, ya que luego deberá declarar el IVA de la transacción y un albarán no sirve como justificante de la compraventa. Sólo la factura está indicada para este fin.

Para el comprador, en caso de que quiera deducirse el IVA - caso de autónomos o empresas - también es importante contar con la factura de compra para justificarlo.

Datos generales: El programa de facturación Debitoor permite crear albaranes y convertirlos en factura. Es sencillo e intuitivo. Comienza ahora gratis.