Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

Plan de pensiones para autónomos: ¿merece la pena?

Invertir en un plan de pensiones es una idea para un autónomo. De esta manera, podrá asegurarse una pensión más holgada de cara a la jubilación.


Los autónomos tienen derecho, como cualquier trabajador que paga sus cotizaciones a la Seguridad Social, a una pensión pública.

No obstante, en comparación con los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos perciben un pensión de jubilación mucho menor - en el orden de un 41% menos - debido, fundamentalmente, a que cotizan menos.

De ahí que un plan de pensiones sea una buena idea para los autónomos como alternativa a subir su contribución a la Seguridad Social.

Un plan de pensiones supone enormes ventajas para los autónomos, y no solo fiscales

Qué es un plan de pensiones para autónomos

Un plan de pensiones es un instrumento financiero de ahorro de cara a la jubilación. Su fin, pues, consiste en generar un ahorro para complementar la pensión pública.

En principio, está pensado para ser disfrutado durante la jubilación. Aunque, excepcionalmente, se puede hacer uso de los ahorros acumulados antes de jubilarse.

Cómo funciona un plan de pensiones para autónomos

El plan de pensiones consiste en ir haciendo aportaciones periódicas o puntuales. El gestor del plan suele ser una entidad financiera y la cuantía máxima anual que se puede aportar es de 2000 euros (hasta 2020 era de 8000 euros).

Aquellos autónomos cuyo cónyuge ingrese menos de 8000 euros anuales - ya sea mediante un salario (rendimientos del trabajo) o una actividad económica - podrán aumentar el límite otros 8000 euros más. Es decir, que en total podría aportar hasta 10000 euros anuales.

Las aportaciones se pueden suspender de manera provisional, puntual o incluso de forma permanente. Al ser voluntarias, el titular del plan puede realizar las aportaciones cuando lo desee.

Ventajas de un plan de pensiones para autónomos

Un plan de pensiones solo puede suponer ventajas para un autónomo. La más distintiva es que al jubilarse podrá contar con un complemento indispensable para una pensión pública probablemente modesta.

Esto último - el contar con una pensión pública insuficiente - no se debe a una discriminación legal contra los autónomos. Se debe, más bien, al hecho de que los autónomos eligen generalmente cotizar por bases de cotización mínimas. Y a menor base, menor pensión.

Aparte de suponer un complemento indispensable, los planes de pensiones también tienen otras ventajas:

  • Fiscales. Las aportaciones, como veremos más adelante, se pueden desgravar en la declaración anual de la Renta.
  • De rentabilidad. Los gestores de planes de pensiones suelen invertir el dinero en los mercados financieros internacionales, lo que a larga reporta rentabilidades al titular del plan.
  • Flexibilidad. Las aportaciones no son fijas, por lo que el autónomo, en tiempos de vacas flacas, puede dejar de aportar o aportar menos. Cuando las vacas engorden, podrá aumentar también las aportaciones.

Cuánto desgrava un plan de pensiones para autónomos: ventajas fiscales de un plan de pensiones

Tener una plan de pensiones permite a los autónomos reducir la base imponible sobre la que se calcula el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Peronas Físicas). Esto supone, por decirlo con sencillez, pagar menos impuestos en la declaración anual de la Renta.

No obstante, existen unos límites, que son los siguientes:

  • De hasta un máximo de 2000 euros anuales.
  • O el 30% del conjunto de los rendimientos netos del trabajo y de las actividades económicas.

En verdad, no hay opción a elegir: solo se podrá deducir la cantidad menor de estas dos opciones.

En caso de que el cónyuge ingrese menos de 8000 euros al año, la cantidad desgravable aumenta a 1000 euros (anuales) más.

Rescatar el plan de pensiones: ¿cómo recuperar el plan de pensiones siendo autónomo?

Aunque las aportaciones a un plan de pensiones son flexibles, el rescate - es decir, la recuperación del dinero depositado - solo es posible en los siguientes supuestos:

  • Cuando se accede a la jubiliación, ya sea la regular o anticipada.
  • Por incapacidad laboral total y permanente.
  • Por situación de dependencia grave o severa.
  • Por fallecimiento del titular (a favor de los beneficiarios o herederos, se entiende).

Existen, también, algunas situaciones excepcionales. Es el caso de situaciones de desempleo de larga duración o enfermedad grave.

(En 2020, con motivo de la pandemia de la Covid-19, los autónomos podían hacer uso del rescate de su plan de pensiones para lograr liquidez).

El plan de pensiones se puede recuperar mediante rentas o capital (un solo pago) o de manera mixta.

Plazo para rescatar el plan de pensiones

Una vez se cumplen las circunstancias que permiten el rescate, no existe un plazo máximo para rescatar el plan de pensiones. Si un autónomo se ha jubilado, puede rescatarlo en el momento de la jubiliación o esperar.

En ese tiempo de espera puede seguir haciendo aportaciones o, incluso, abrirse un segundo plan de pensiones. Aunque esto último ya no es posible si ha empezado el rescate del primer plan.

Cómo tributa el rescate de un plan de pensiones par autónomos

El rescate de un plan de pensiones tributa por el IRPF como rendimiento del trabajo. Esto quiere decir que se aplican los tramos de IRPF como si se tratara, para entendernos, de un salario.

En 2021, los tipos impositivos eran los siguientes:

  • De 0 a 12.450€: 19%.
  • De 12.450€ a 20.200€: 24%.
  • De 20.200€ a 35.200€: 30%.
  • De 35.200€ a 60.000€: 37%.
  • Más de 60.000€: 45%.

Estos tipos se aplican tanto si el rescate se hace por rentas, por capital o mixto. Ahora bien, conviene tener en cuenta que si el rescate se hace en forma de capitar, al ser mayor cuantía se acabará pagando más impuestos que si se elige hacer por rentas.

Diferencia entre un plan de pensiones y un plan de jubilación

Un plan de pensiones y un plan de jubilación, aunque persigan el mismo fin, son instrumentos distintos. El primero - el plan de pensiones - consiste en un instrumento financiero y el segundo en un seguro de ahorro.

Pero las diferencias no acaban ahí. El plan de pensiones solo se puede rescatar en los supuestos señalados más arriba. El plan de jubiliación, por su parte, se puede rescatar antes de la jubilición, aunque fiscalmente no sea recomendable.

Respecto a la rentabilidad, el plan de pensiones aporta mayor rentabilidad, al emplearse en mercados financieros. El plan de jubilación, en cambio, supone una escasa rentabilidad.

Por último, el plan de pensiones tiene más ventajas fiscales, a nivel de desgravaciones, mientras el plan de jubilación carece de tales incentivos. Ahora bien, este último tributa menos en el momento del rescate.

Datos Generales

Debitoor es un programa de facturación pensado para autónomos y pequeñas empresas. Con Debitoor puedes hacer facturas, registrar gastos y gestionar tu lista de clientes, productos y proveedores. ¡Comienza ahora gratis!


Nos importa tu privacidad

Cuando accedes a este sitio web o utilizas cualquiera de nuestras aplicaciones móviles, podemos recopilar automáticamente información, como datos estándar e identificadores, con fines estadísticos o de marketing. Puedes dar tu consentimiento para el procesamiento con estos fines configurando tus preferencias a continuación. Si prefieres no proporcionales, puedes optar por rechazar el consentimiento. Ten en cuenta que tu navegador aún puede retener cierta información, ya que es necesaria para que el buen funcionamiento de la página. Puedes cambiar tus preferencias de privacidad en cualquier momento cuando regreses a este sitio web.