Glosario de contabilidad

Más de 150 entradas en nuestro glosario de contabilidad

  1. Activo
  2. Pasivo
  3. Balance de situación
  4. Cuenta de pérdidas y ganancias

¿Qué son las diferencias temporarias?

Las diferencias temporarias expresan el efecto de los impuestos en la valoración contable de los activos y pasivos de una empresa.

Con Debitoor puedes llevar la gestión de tu contabilidad de modo sencillísimo. Comienza ahora gratis.

Los impuestos generan diferencias en las cuentas de una empresa. De ahí que en contabilidad se destaquen dos tipos de valoraciones de los activos y pasivos: la valoración (estricamente) contable y la valoración fiscal.

Se habla de las diferencias temporarias para destacar esas divergencias que se dan en el patrimonio de una empresa entre el ámbito contable y fiscal, es decir, para remarcar la influencia que ocasionan los impuestos en la valoración contable en el futuro.

En otras palabras, el valor de los activos, pasivos y el patrimonio neto de una empresa varía cuando se le aplica el valor de los impuestos.

El Plan General de Contabilidad de 2007 define las "diferencias temporarias son las derivadas de la diferente valoración, contable y fiscal, atribuida a los activos, pasivos y determinados instrumentos de patrimonio de la empresa en la medida en que tengan incidencia en la carga fiscal futura".

Por ejemplo, en la llamada ventas a plazos, se da una diferencia temporaria entre los ingresos reconocidos contablemente (la valoración contable) y los ingresos reconocidos fiscalmente (valoración fiscal) en los ejercicios posteriores ("por la incidencia en la carga fiscal futura").

Tipos de diferencias temporarias

Según el PGC de 2007, las diferencias temporarias pueden ser de dos tipos:

  • Deducibles. Son aquellas diferencias que, por la aplicación de los impuestos futuros, darán menores cantidades a pagar y mayores cantidades a devolver, a medida que los activos se recuperen y los pasivos se liquiden.
  • Imponibles. Aquí las diferencias se invierten: dan mayores cantidades a pagar y menores cantidades a devolver por la aplicación de impuestos futuros.

Diferencias temporarias y diferencias temporales

Hay dos formas de medir la influencia de los impuestos en la contabilidad de una empresa: las diferencias temporarias y las diferencias temporales. Y conviene no confundirlas.

Las diferencias temporarias se calculan en base al balance de situación. Y las diferencias temporales en base a la cuenta de pérdidas y ganancias (o cuenta de resultados).

Su alcance práctico (no sólo teórico) es diferente, pues las segundas sólo se centran en las diferencias entre ingresos y gastos contables y fiscales que aparecen en la cuenta de resultados. Las primeras, al tomar como referencia el balance de situación, implican un cálculo más ambicioso y complejo.

El cálculo de las diferencias temporarias permite contabilizar divergencias entre activos y pasivos fiscales que no aparecen en la cuenta de resultados y que, por tanto, no se pueden contabilizar como una diferencia temporal. Por este motivo las diferencias temporarias constituyen un concepto más amplio.