Cool Inquieto

Empresa
Categorías

Cool Inquieto

Luis Ángel Ruiz, profesional del diseño de interiores, gestiona y dirige Cool Inquieto, un espacio co-working en el corazón de Malasaña. Cool Inquieto está dirigido principalmente a gente relacionada con el mundo del diseño, aunque hay cabida para todo tipo de profesiones. Luis Ángel nos cuenta su experiencia como emprendedor y cómo es el día a día llevando su facturación con Debitoor.

¿Cómo empezó Cool Inquieto y cuáles son sus orígenes?

Empezamos un poco de casualidad, yo pensé en montarme por mi cuenta mi propio estudio y en una ciudad como Madrid, con el precio que tienen los estudios, oficinas y demás, decidí montar algo compartido. Y me monté por mi cuenta. Y la verdad es que ahora compatibilizo las dos cosas: por un lado, mis proyectos como diseñador de interiores y, por otro lado, la gestión del co-working, en el que aparte de gente trabajando, se hacen eventos, exposiciones…

He visto que hacéis bastante hincapié en que estáis en el barrio de Malasaña. ¿Por qué es así?

Colaboramos en todo lo que podemos en el barrio de Malasaña con actividades culturales y, bueno, es una manera de estar en el barrio y colaborar. Al final nos parecía que Malasaña por el perfil del tipo de trabajador, de gente joven, muy dinámica, muy activa… Nos pareció que era el barrio en el que había más caldo de cultivo para que un negocio así funcionase.

¿Qué tipo de personas optan por un co-working space para trabajar?

Gente que decide no trabajar en su casa y venirse a un centro de este tipo para sociabilizar un poco y para salir casa, y dar una imagen de cara a sus clientes y a sus proveedores que no puedes dar cuando estás recibiendo una oferta en tu salón.

¿Cuáles son los beneficios de trabajar en un co-working space?

Lo bueno de trabajar en un sitio así es que compartes experiencias, que haces netwroking, que surgen colaboraciones entre toda la gente que está en el co-working trabajando… Aquí cada uno es independiente. Son todo autónomos o pequeñas empresas y vienen aquí a estar a gusto, a trabajar a gusto y a pasárselo bien el rato que puedan con la gente que tienen trabajando al lado. Y la red en la que te mueves pues se amplía mucho más que si estuvieras trabajando desde casa.

¿Por qué decidisteis incorporar Debitoor como vuestro programa de facturación?

Utilizábamos en principio Excel pero la verdad que no era un aspecto profesional realmente. Y la verdad es que nosotros no tenemos el conocimiento técnico como para ser tan exquisitos a la hora de llevar una contabilidad. Y Debitoor nos lo facilitó.

Ahora que ya lleváis tiempo usando Debitoor ¿qué destacarías de él como programa de facturas?

Es muy fácil emitir facturas, muy fácil tener un control de lo que está pagado, de lo que está proforma, lo que no, y sobre todo la sencillez y la practicidad. La imagen que nos permite Debitoor al poder editar las facturas y diseñarlas, pues, es importante para nosotros. También vivimos un poco de la imagen y conseguimos dar la imagen que queremos con las facturas.

Eres un emprendedor que trabaja con otros emprendedores. ¿Qué consejo darías a otros que como tú quieren emprender?

Hombre, yo, desde luego animo a todo el mundo a que emprende. Porque aunque es difícil y se hace mucha publicidad de las ayudas, realmente, luego en la realidad, es que son mínimas, pero sí tú tienes una idea y tiras para delante con ella tienes gran parte del éxito garantizado.


Comienza a facturar ahora

Programa de facturación y contabilidad fácil para autónomos y pymes

CREA TU PRIMERA FACTURA