Guía para empresas y autónomos

Tu programa de facturación y contabilidad

IRPF y retenciones para autónomos

Muchas veces habrás visto esas cuatro letras que se repiten por todos lados: IRPF. Si ya conoces lo que es puede que quieras saber cómo se aplica el IRPF y otras retenciones a los autónomos.


El tan oído IRPF es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, es decir un impuesto sobre las ganancias de los trabajadores.

IRPF y autónomos

A veces el mundo del autónomo parece ser un poco distinto al de la mayoría de empleados y que se juega con reglas distintas. Por ello, debes saber cómo te afecta el IRPF.

Como autónomo también pagas este impuesto, pues afecta a las personas físicas. Ésta es una de las obligaciones que más te puede preocupar cuando empiezas tu negocio.

El IRPF en sí es un impuesto progresivo; por tanto a mayor renta, más pagas. Hacienda establece una serie de porcentajes para poder calcular cuánto pagas de IRPF.

Durante el 2016 el porcentaje de IRPF de contribución para un autónomo es del 15%. Por tanto, pagarás a la Agencia Tributaria la cantidad proporcional al 15% de todo lo que hayas facturado en un trimestre.

Tres facturas hechas con Debitoor

Novedades en el IRPF

  • Como autónomo debes presentar tus declaraciones trimestrales a partir de ahora de manera telemática, es decir por internet, mediante el llamado PIN 24 Horas.
  • Los profesionales por cuenta propia pueden elegir mensualmente la cantidad por la que cotizan a la Seguridad Social.
  • Tras la Reforma fiscal de 2014, si eres un autónomo con una renta de hasta 15.000 euros tributan un 15% en IRPF en vez del 21%.
  • Si eres un nuevo autónomo y no has realizado ninguna actividad profesional durante el año pasado, aplicas el 7% durante los tres primeros años.

Aplicar el IRPF a las facturas

Deberás aplicar la retención directamente en tus facturas porque, ya que dependiendo de lo que factures pagarás una cantidad distinta en IRPF.

Por ello, para tributar se te retiene dinero de la factura para ingresarlo posteriormente en Hacienda. Como has visto anteriormente, durante los tres primeros años como autónomo se te puede aplicar sólo el 7% de IRPF.

Por ejemplo, si facturaste 1.000 euros y tu IRPF es al 7%, recibirás 930 euros. Por otro lado, si eres un autónomo con más de tres años de antigüedad y tributas al 15% te quedarás con 850 euros.

Tus facturas deberán contar con la retención por IRPF, sea cual sea tu porcentaje, de cara a la Agencia Tributaria. Algunos programas de facturación incluye esta posibilidad, lo cual agiliza bastante la labor.

Cómo liquida el autónomo el IRPF

Para tributar el IRPF debes hacerlo mediante el modelo 131. Esta es una declaración trimestral del beneficio de tu actividad económica mediante estimación objetiva.

En el caso de que se trate de estimación directa normal deberás usar el modelo 130. La diferencia entre uno y otro dependerá del régimen al que estés acogido y de las características que tengas como autónomo.

La estimación objetiva se aplica a empresarios y a ciertas actividades profesionales incluidas en el Orden Anual del régimen de estimación objetiva. La estimación que realizarás será mediante módulos.

En el caso de que sigas la llamada estimación directa normal como autónomo debe cumplir una serie de condiciones. Aunque parezca obvio tu actividad profesional no puedes estar acogido a otro régimen.

Del mismo modo, en el año anterior tu cifra de negocio para tus actividades desarrolladas no supera los 600.000 euros. Y debes haber renunciado a la estimación directa simplificada.

Esta última, la simplificada, es otra de las opciones para autónomos y también se declara por el modelo 130.

Debes cumplir los mismos requisitos que para la estimación directa normal sumando el hecho de que ninguna actividad que realices puede estar recogida dentro del método de estimación directa normal.

Gastos deducibles para autónomos cuando declaras

Como autónomo debes saber que existen una serie de gastos de los que te puedes deducir el IVA, es decir, te puedes ahorrar una cantidad de dinero al final del año. Pero, ¿qué te puedes deducir?

  • Depende del ámbito de trabajo en el que te encuentres.
  • Podrás deducirte un porcentaje cuando las compras realizadas tengan lugar en el desarrollo de tu actividad profesional
  • Debes justificar los gastos conservando la factura y reflejándolos en tu libro de registros.

Este tipo de gastos son entre otros sueldos y salarios, aprovisionamiento para tu negocio, alquiler de locales, servicios profesionales externos y conservación o reparación.

Por tanto es aconsejable que guardes las facturas de cada gasto que realices por si es deducible. También tienes que estar al tanto de que no todos son deducibles y los que lo son deberán estar siempre vinculados a tu actividad profesional.

Datos generales: Controla la contabilidad de tu negocio y factura con IRPF usando tu programa de facturación Debitoor. Es un programa diseñado para pequeñas empresas y autónomos.

Es simple, intuitivo y eficiente. Comienza ahora gratis. Incluye facturación y gastos, más la gestión total de tu lista de clientes y productos.