Glosario de contabilidad

Más de 150 entradas en nuestro glosario de contabilidad

  1. Accionista
  2. Microempresa
  3. Empresa
  4. Capital social
  5. E-business
  6. Modelo de negocio

Ronda de inversión - ¿Qué es una ronda de inversión?

Una ronda de inversión (o ronda de financiación) es un proceso por el cual una empresa, gracias a la participación de inversores, logra una cantidad de capital que necesita para el desarrollo de su negocio.

Estos inversores, pasarán a formar parte del capital social de dicha empresa, convirtiéndose así en socios.

Si estás empezando un negocio, seguramente te interese echarle un vistazo a estas nociones básicas de marketing digital en nuestra Guía para pequeñas empresas.

Al ser más difícil encontrar financión bancaria a día de hoy que en el pasado, algunas empresas y especialmente muchas startups, se decantan por este método de financiación alternativo.

El objetivo de estos inversores es que la empresa crezca a fin de, por lo menos, recuperar su capital invertido.

¿Qué tipos de rondas de financiación existen?

Existen diferentes rondas o series de financiación, con diferentes características en todas ellas:

Ronda semilla: Es la primera ronda de financiación, normalmente proviniente de los ahorros de los fundadores y en ocasiones, de la financiación de amigos y familiares. Si se es afortunado, puede ser que un business angel provea con financiación e incluso se involucre en el desarrollo del proyecto.

Es la que transforma una idea en un negocio (o el principio de lo que éste puede llegar a ser). Este dinero se suele invertir en el desarrollo del producto, la investigación del mercado, la creación de un plan de negocio y estructura empresarial.

Una vez pasado el umbral de rentabilidad, es decir, cuando los ingresos son superiores a los gastos generados, otras inyecciones de capital tendrán lugar.

Serie A: Normalmente en esta ronda, la cantidad invertida es superior que en la ronda semilla y se utiliza para contratar empleados y empezar a generar ingresos. Normalmente el objetivo de los que aportan capital en esta ronda es vender dicha participación en el futuro, obteniendo así una elevada rentabilidad.

Con cada serie de financiación, se pasa a la siguiente letra:

Serie B: Los objetivos de esta ronda difieren de los de la ronda o serie A. Se busca por tanto, incrementar el valor de la empresa y los ingresos obtenidos. El negocio en esta serie empieza a expandirse.

Serie C: En esta ronda, la startup ya está funcionando como un negocio o empresa más consolidado. El objetivo de esta ronda es obtener liquidez para el desarrollo de nuevos productos, adquisiciones o incluso, para la salida en bolsa.

Estas series han sido impulsadas en gran parte por la crisis económica, dejando así los modelos de financiación más tradicionales a un lado.