Glosario de contabilidad

Más de 150 entradas en nuestro glosario de contabilidad

  1. Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

¿Qué es el criterio de caja?

El criterio de caja es un régimen especial de IVA por el que los autónomos y empresas que forman parte de él no han de liquidar el IVA de las facturas no cobradas a Hacienda.

Lleva la contabilidad de tu negocio con Debitoor. Es un programa de facturas y contabilidad perfecto para autónomos y pequeñas empresas. Comienza ahora.

En 2013 el Gobierno español aprobó, dentro de la ley de Emprendedores, el régimen de criterio de caja, respondiendo, a su vez, a una directiva de la Comisión Europea y a las demandas de colectivos de autónomos y empresarios.

El criterio de caja consiste, sustancialmente, en no liquidar a Hacienda el IVA de las facturas que todavía no se han cobrado.

Características del régimen de criterio de caja

Aun tratándose de un régimen voluntario, el autónomo o empresario que quiera darse de alta en el régimen especial de criterio de caja ha de cumplir la siguiente condición:

  • No haber superado los 2 millones de euros de facturación el año natural anterior.

Si se trata del primer año de actividad, el autónomo o empresario puede acogerse a este régimen.

Se excluyen del régimen de criterio de caja las siguientes operaciones:

  • Las operaciones intracomunitarias.
  • Las operaciones sujetas a la inversión del sujeto pasivo.
  • El resto de regímenes especiales de IVA (régimen de agricultura, ganadería y pesca; sistema de módulos, etc.).
  • Las entregas de bienes no sujetas a IVA.
  • Las importaciones y otras operaciones asimiladas a las importaciones.

¿Cómo se aplica el régimen de criterio de caja?

El régimen de criterio de caja se solicita a través de los modelos 036 o 037 de Hacienda. El solicitante tiene de plazo hasta el mes de diciembre del año anterior a su aplicación.

Una vez dado de alta, el autónomo o empresario ha de tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El criterio de caja también se aplica a las adquisiciones, no sólo a las ventas. Esto quiere decir que el IVA de las compras no se podrá deducir hasta que éstas no se hayan pagado.
  • Una vez cobrada la factura, el autónomo o empresario ha de solicitar la liquidación del IVA a Hacienda en los próximos cuatro años.
  • De no haberse cobrado la factura el 31 de diciembre del año posterior a su emisión, el autónomo o empresario ha de adelantar de todas formas el ingreso del IVA a la Agencia Tributaria.
  • El autónomo o empresario ha de justificar el cobro - ya sea parcial o completo - de la factura. Esta misma condición también se aplica a las facturas de compra.
  • El cliente del autónomo o empresario no podrá deducirse la cuota soportada de IVA de la factura hasta que ésta no haya sido pagada parcial o totalmente.

Por último, una vez dado de baja del régimen de criterio de baja, el autónomo o empresario no podrá solicitar la alta de nuevo hasta que no hayan pasado tres años.