Glosario de contabilidad

Infracción tributaria - ¿Qué es una infracción tributaria?

Consiste en la transgresión de una norma fiscal por parte de una persona física o jurídica u otra entidad. Existen distintos niveles de infracción tributaria. Una infracción suele acarrear sanciones.

¿Eres autónomo o empresario? Conoce tus obligaciones fiscales como autónomo y gestiona tu facturación con el software de facturación Debitoor.

Cualquier autónomo o empresario que emita facturas está obligado a una serie de obligaciones tributarias.

Estas obligaciones están reguladas por la Ley General Tributaria. Su incumplimiento puede suponer una infracción tributaria y, a su vez, una posible sanción.

Quiénes son los sujetos de una infracción tributaria

La Ley General Tributaria estipula que cualquier persona física, jurídica o entidad puede ser sujeto de una infracción fiscal.

La Ley mencionada, en el artículo 181.1, especifica que serán sujetos infractores los siguientes:

  • Los contribuyentes y sus sustitutos.
  • Los retenedores y aquellos que deben hacer ingresos a cuenta.
  • Aquellos que no cumplan con sus obligaciones fiscales formales.
  • La entidad que represente al grupo fiscal en el régimen de consolidación fiscal.
  • Las entidades que deban imputar o atribuir rentas a sus socios.
  • El representante legal del sujeto obligado fiscalmente.
  • Los obligados tributarios según la normativa de asistencia mutua.

La Ley también especifica que el sujeto infractor tendrá la consideración de deudor principal. En caso de que concurran varios sujetos infractores, quedarán solidariamente obligados al pago de la sanción de cara a la Administración pública.

Infracciones tributarias entre autónomos y empresas

Los autónomos y empresas cometen una infracción tributaria en los siguientes supuestos:

  • Cuando no se presenten las declaraciones fiscales (p. ej.: modelo 303 de IVA trimestral, modelo 130, modelo 131, etcétera).
  • Cuando en las declaraciones fiscales se incluyan operaciones que no han tenido lugar o importes falsos.
  • Cuando en las declaraciones fiscales se omita información relevante a nivel tributario (operaciones, importes, etcétera).
  • Cuando en los libros contables se den omisiones o añadidos fraudulentos.
  • Cuando se empleen documentos falsos como facturas.
  • Cuando se haga uso de personas o entidades interpuestas con el fin de ocultar la identidad del sujeto infractor.

Tipos de infracciones tributarias

Las infracciones pueden ser leves, graves o muy graves.

Una sanción leve se da en caso de que la base de la sanción fuera inferior o igual a 3.000 euros. Una infracción grave tiene lugar cuando la base de la sanción supera los 3.000 euros y hay ocultación. Una infracción muy grave sería aquella en que se hubieran usado medios fraudulentos.

La gravedad de la infracción determinará la posterior sanción tributaria, que puede ir desde una multa monetaria del 50% de la base de la sanción (infracción leve y grave) hasta una sanción monetaria del 100% o 150% de la base.

Infracción tributaria y delito fiscal

Una infracción tributaria no debe confundirse con un delito fiscal, aunque este último constituya también una infracción. Se da un delito fiscal cuando la cuantía de lo defraudado supera lo estipulado por ley (120.000 euros).

El delito por fraude fiscal está recogido en el Código Penal, en sus artículos de 305 a 310.

¿Eres usuario del programa de facturación de Debitoor? Conoce las obligaciones tributarias de tu facturación en el blogpost: "Obligaciones tributarias por hacer facturas".