Glosario
Glosario de contabilidad
Factura recapitulativa

Factura recapitulativa - ¿Qué es una factura recapitulativa?

Una factura recapitulativa (también puede llamarse factura agrupada o resumen) reúne diferentes operaciones de compra (o venta) de un mismo cliente.

¿Necesitas hacer facturas recapitulativas? Crea tu primera factura en menos de un minuto con Debitoor.

Se pueden incluir en una misma factura recapitulativa diferentes operaciones realizadas en diferentes fechas para un mismo destinatario, siempre y cuando dichas operaciones hayan ocurrido en un mismo mes natural.

¿Cuándo ha de ser expedida una factura recapitulativa?

De acuerdo al reglamento de facturación, una factura recapitulativa ha de ser creada como máximo el último día del mes natural en el que ocurrieron las diferentes transacciones.

Si el destinatario es un profesional, la expedición de la factura deberá ser en el plazo de un mes a partir del día en el que ocurra la operación.

Deberán ser expedidas antes del día 16 del mes siguiente al periodo en el que se liquida el impuesto.

Este tipo de factura es común en los negocios en los que no tiene sentido (por ejemplo, por el tiempo consumido) emitir facturas por todas y cada una de las transacciones.

Características de la factura recapitulativa

En una factura recapitulativa no es suficiente poner el importe total de las diferentes transacciones, sino que deben constar los suministros efectuados durante el mes correspondiente.

Requisitos de la factura recapitulativa

Una factura recapitulativa ha de tener los siguientes datos:

  • Ha de constar que se trata de una factura recapitulativa.
  • Numeración: ha de ser correlativa.
  • Fecha de emisión.
  • Periodo al que corresponde la recapitulación.
  • Emisor y receptor de la factura: nombre o razón social, CIF/NIF y dirección fiscal.
  • Descripción de las operaciones que incluye la factura.
  • Cuota tributaria.
  • Importe a pagar.

El IVA en la factura recapitulativa

En el caso de la factura recapitulativa la aplicación del IVA es la misma que en el caso de la factura ordinaria.

Es decir, en función del bien o servicio a facturar, deberás aplicar el tipo general (21%), el tipo reducido (10%) o el tipo superreducido (4%).