Glosario de contabilidad

Más de 150 entradas en nuestro glosario de contabilidad

  1. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

CIF - ¿Qué es el CIF?

Es el códifo de identificación fiscal o NIF de una persona jurídica en España.

Al hacer facturas, el CIF de la empresa emisora y destinataria ha de contar siempre para ser válida.

Toda persona jurídica en España ha de tener una número de identificación fiscal (NIF), que es un código único y exclusivo, por lo que no se puede repetir en otra empresa.

En el caso de las personas jurídicas, el NIF es conocido por CIF, aunque con el Real Decreto 1065/2007 se dejó de usar esta última denominación a nivel oficial y pasó a llamarse únicamente NIF.

El CIF/NIF de una empresa se caracteriza por llevar, en primer lugar, una letra, a continuación, 7 números, y, finalmente, una letra de control.

La letra primera hacer referencia a la forma jurídica de la empresa. Pueden ser las siguientes:

A = Sociedades anónimas

B = Sociedades de responsabilidad limitada

C = Sociedades colectivas

D = Sociedades comanditarias

E = Comunidades de bienes, herencias yacentes y demás entidades carentes de personalidad jurídica no incluidas expresamente en otras claves

F = Sociedades cooperativas

G = Asociaciones

H = Comunidades de propietarios en régimen de propiedad horizontal

J = Sociedades civiles

P = Corporaciones Locales

Q = Organismos públicos

R = Congregaciones e instituciones religiosas

S = Órganos de la Administración del Estado y de las Comunidades Autónomas

U = Uniones Temporales de Empresas

V = Otros tipos no definidos en el resto de claves

N = Entidades extranjeras

W = Establecimientos permanentes de entidades no residentes en territorio español.

Cómo solicitar el CIF de una empresa

El CIF se solicita a Hacienda en el momento de alta de la empresa, rellenando el modelo 036. La Agencia Tributaria puede proveer de un NIF provisional si la empresa recién constituida así lo requiere.

La información que se debe adjuntar en la solicitud es la siguiente:

  • Fotocopia del DNI o NIF del representante de la empresa. En caso de que la solicitud sea presentada por otra persona, ésta ha de acudir con un modelo de representación.
  • El documento original y una fotocopia de la escritura de constitución de la empresa.
  • El certificado de alta en el registro mercantil.

La obligatoriedad del CIF en la facturación

El CIF siempre debe figurar en la factura que la empresa emite. Es un requisito imprescindible, así como el NIF del destinatario, sea una persona física (autónomo o profesional) o jurídica.

Cualquier factura que omita esta información no tendrá ninguna validez para la Agencia Tributaria.

Para más información, no te pierdas nuestro blogpost: El NIF (y el NIE) en un modelo de factura.