Glosario de contabilidad

Más de 150 entradas en nuestro glosario de contabilidad

  1. Trabajador por cuenta ajena

Autónomo colaborador - ¿Qué es un autónomo colaborador?

Un autónomo colaborador es un autónomo familiar de otro autónomo, para quien trabaja y con quien vive.

¿Eres autónomo? Debitoor está pensado para que autónomos y pequeñas empresas lleven su facturación.

Al hablar de autónomo hacemos alusión a un trabajador por cuenta propia. No obstante, dentro de esta figura profesional se da un perfil peculiar que se caracteriza, principalmente, por ser un familiar sujeto laboralmente a otro autónomo.

Requisitos para ser autónomo colaborador

No cualquier familiar de un autónomo puede ser un autónomo colaborador. Para ello ha de cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de 16 años.
  • Convivir en el mismo hogar.
  • Trabajar en el mismo lugar.
  • Que no sea asalariado (trabajador por cuenta ajena).

Una vez reunidas estas condiciones, puede darse de alta en la Seguridad Social presentando la siguiente información:

  • DNI o NIE.
  • Libro de familia.
  • Copia del alta del autónomo para el cual va a trabajar.

Las obligaciones fiscales y con la Seguridad Social del autónomo colaborador

A diferencia de un autónomo, el autónomo colaborador no debe llevar una facturación ni hacer facturas por su trabajo.

Esto implica que no está obligado a presentar las declaraciones de IVA trimestrales (modelo 303) ni las declaraciones de IRPF (modelo 130).

El autónomo colaborador tributa como un trabajador por cuenta ajena, ya que los ingresos que percibe están considerados como rendimientos del trabajo y no como una actividad profesional.

De cara a la Seguridad Social, no obstante, el autónomo colaborador ha de cotizar como cualquier otro autónomo, por lo que tiene derecho al desempleo de autónomo, siempre y cuando haya cotizado un mínimo de 12 meses.

Las obligaciones del autónomo titular para con el autónomo colaborador

El autónomo para el cual trabaja el autónomo colaborador debe pagarle un salario de acuerdo con su categoría profesional y según el convenio vigente en su sector.

Además, se puede deducir el salario que paga al autónomo colaborador como si fuera un gasto deducible por su actividad.