¿Cómo hacer facturas con recargo de equivalencia?

El recargo de equivalenca es un tipo especial de IVA que sólo afecta al comercio minorista. Los comerciantes que están sujetos a este régimen tienen que aplicar un porcentaje adicional a los tipos de IVA regulares (21%, 10% y 4%), así como llevar la facturación y la contabilidad de forma diferente a otros autónomos y empresarios.

b-spain-recargo_de_equivalencia-1-2016-10-26.jpg

Pero antes de explicarte cómo hacer facturas con recargo de equivalencia, te explicaré en qué consiste, cómo funciona y a quién afecta.

¿Qué es hacer facturas con recargo de equivalencia y a quién afecta?

Como decía, se trata de un régimen especial de IVA que afecta al comercio minorista. Para la Agencia Tributaria, se considera en este caso comercio minorista a todo aquel que se dedica a la venta de bienes muebles o semovientes (cabezas de ganado).

Otros requisitos son:

  • No haber intervenido en el proceso de elaboración o fabricación del producto o servicio.
  • Que más del 80% de las ventas vayan a parar al consumidor final.

La Agencia Tributaria excluye de este régimen los siguientes productos y servicios:

  • Vehículos motorizados, remolques y accesorios;
  • Embarcaciones y accesorios;
  • Aeronaves y accesorios;
  • Joyería;
  • Antigüedades, objetos de arte y colección;
  • Maquinaria industrial;
  • Aparatos y accesorios para avicultura y apicultura;
  • Minerales (salvo el carbón);
  • Materiales de edificación y urbanización;
  • Metales y aleaciones no manufacturados;
  • Ciertas prendas de vestir elaborados con piel.

La lista es un poco más larga y la puedes consultar en la página web de la Agencia Tribuntaria sobre recargo de equivalencia.

¿Cómo se aplica el recargo de equivalencia en las facturas?

Curiosamente, el recargo de equivalencia no lo aplica aquel que está sujeto a este régimen, sino su proveedor. Éste tiene que hacer una factura aplicando el recargo de equivalencia de la siguiente forma:

  • Para productos y servicios gravados al tipo general de IVA (21%), le añadirá el 5,2%.
  • Para los productos y servicios al tipo reducido de IVA (10%), le añadirá el 1,4%.
  • Para los productos y servicios al tipo superreducido de IVA (4%), le añadirá un 0,5%.

El minorista sujeto al recargo de equivalencia no está obligado a lo siguiente:

  • Hacer facturas (a no ser que se lo pida su cliente).
  • A liquiedar el IVA, por lo que no tiene que presentar el modelo 303 de IVA trimestral ni llevar el libro del IVA.
  • Y solo en caso de que venda productos a viajeros con derecho a reembolso del IVA, ha de presentar a Hacienda el modelo 308 de devolución de recargo de equivalencia.

El proveedor, por su parte, no solo ha de hacer facturas aplicando el recargo de equivalencia, sino en su declaración de IVA (modelo 303) ha de presentarlo como IVA repercutido.

¿Cómo hacer facturas con recargo de equivalencia en Debitoor?

En Debitoor, nuestro programa de facturación, puedes emitir facturas con recargo de equivalencia si tu cliente está sujeto a este régimen. Al crear una factura, en "Opciones" verás la opción de activarlo haciendo clic bajo las siglas R. E.:

b-spain-recargo_de_equivalencia-2016-10-26.jpg

En "Líneas de factura" verás los diferentes tipos de IVA con su correspondiente recargo:

b-spain-recargo_de_equivalencia-2-2016-10-26.jpg

En caso de que uses Debitoor y estés sujeto al recargo de equivalencia, has de contabilizar la factura de tu proveedor en "Gastos". El recargo de equivalencia no has de desglosarlo. Solamente el tipo de IVA (21%, 10% o 4%).

Los cálculos, como todo en Debitoor, son automáticos.

Escrito por Javier LópezJavier López, 26 Octubre 2016 en Autónomos